Menú

La Tiradera

Un blog de Enrique Bethencourt

Canarias, proa al marisco

¿Nos estamos acostumbrando a la contundencia negativa de los distintos parámetros económicos? ¿Ya no nos llaman mínimamente la atención las cifras de desempleados, por altas que sean, tras las que hay hombres y mujeres con rostro, dramas personales y familiares? ¿Ni la progresiva y constante reducción de los afiliados a la Seguridad Social en las Islas?

¿Constituye esa actitud una muestra de resignación colectiva ante una situación que se considera poco menos que inevitable y ante la que solo cabe entonar el sálvese quien pueda, el desear íntimamente no padecer el infortunio de ser el próximo despedido en esta o aquella empresa?

Escucho a los Creedence mientras repaso los últimos datos conocidos, los de paro registrado correspondientes al pasado mes de noviembre. Lejos de aquellos optimistas pronósticos de quienes, como Paulino y Soria, Soria y Paulino, cuando formaban gubernamental pareja, aseguraban que Canarias saldría primero de la crisis, ésta no cesa en pasar costosas facturas, en forma de destrucción de empresas y de empleos, en este macaronésico y ultraperiférico archipiélago. La profecía maya del fin del mundo para 2012 creo que va a estar más cerca de la realidad que los poco fundamentados pronósticos de Rivero y Soria.

Los datos de paro de noviembre, que quieren que les diga, son terribles. Porque persisten en la tendencia negativa y porque suponen el record en Canarias desde que existen este tipo de registros: 266.213 desempleados. Nunca antes habíamos alcanzado esta cifra. Son 7.949 más que en el mes de octubre. Si juntamos octubre y noviembre se disparan hasta los 14.000 nuevos parados.

En el mismo mes de noviembre disminuyen en más de 4.400 los afiliados a la Seguridad Social, cuando los datos en el pasado año 2010 fueron inversos (aumentaron en 3.977). Y si consideramos octubre-noviembre la reducción supera los 7.100. A peor la mejoría, como suele ironizar en El Espejo Canario mi contertulio Pitti.

Y si echamos una mirada al conjunto del año 2011 es para echarse a temblar: aumento en 11.593 desempleados, pérdida de 8.617 afilliados a la Seguridad Social, coincidiendo con un crecimiento turístivo de más del 19% en los diez primeros meses del año, basado en los visitantes extranjeros, que los españoles disminuyen casi un 9%.

Desolador panorama

Cabe preguntarse si, como es previsible, el turismo no mantiene esos enormes y atípicos ritmos de crecimiento en 2012, cuáles serán sus consecuencias sobre una economía estancada, que no tira del consumo ni, como se ve, genera empleo; más bien todo lo contrario. Y la respuesta dibuja un panorama desolador en la que, no es una locura, podríamos estar en los 350.000 parados EPA y acercándonos a los 300.000 en paro registrado.

Por eso, no entiendo la reiteración de errores al seguir aplicando las mismas políticas que no están dando resultados positivos, sino todo lo contrario. Como señala Paul Krugman, “aunque los líderes europeos siguen insistiendo en que el problema es un gasto demasiado elevado en las naciones deudoras, el auténtico problema es un gasto demasiado reducido en Europa en su conjunto. Y sus intentos de arreglar las cosas exigiendo una austeridad cada vez más severa han desempeñado un papel decisivo para empeorar la situación”.

Otro tanto sucede en Canarias, donde el Gobierno CC-PSOE repite las fórmulas y dogmas al uso en los Presupuestos de la Comunidad Canaria para 2012, reduciendo la inversión pública un 6% (mientras los gastos corrientes crecen un 2%), disminuyendo interinos y sustitutos en Sanidad, dejando igual a la Educación recortada en casi 200 millones entre 2010 y 2011, pulverizando al sector cultural (que representa cerca del 3% del PIB, aunque no sé si debo escribirlo en pasado) y, faltaría más, no haciendo el menor esfuerzo para modificar al alza los ingresos.

Por ese camino, con esas más que fracasadas recetas, las perspectivas para 2012 son espeluznantes.

Si no se produce un profundo cambio en las políticas económicas, si no se orienta de otra manera el Presupuesto de nuestra Comunidad, si no se exige un trato justo al Gobierno central (es inadmisible recibir 545 millones anuales por debajo de la media de las comunidades en la financiación autonómica, hecho que no puede calificarse de accidental), vamos, aceleradamente y sin remedio, proa al marisco.

 

 

———————————————————————————————————-

Queremos tanto a Julio, Julio Cortázar, escritor argentino nacido en Bélgica, que pasó buena parte de su vida en París, ciudad en la que falleció en febrero de 1984; y que es, para siempre, uno de los grandes de la literatura mundial. Cuentos, novelas e incluso obra poética, de una persona comprometida con su tiempo y activo militante en la defensa de los derechos humanos. De ‘Rayuela’, libro imprescindible, este Toco tu boca, capítulo 7 de esa obra de múltiples lecturas, por la voz del autor o leído por ustedes mismos, como prefieran.

Toco tu boca, capítulo 7 de Rayuela

http://www.youtube.com/watch?v=gL5tmotu2us&NR=1&feature=endscreen

Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano por tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja. Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope, nos miramos cada vez más de cerca y nuestros ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordiéndose con los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes, jugando en sus recintos donde un aire pesado va y viene con un perfume viejo y un silencio. Entonces mis manos buscan hundirse en tu pelo, acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura. Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo del aliento, esa instantánea muerte es bella. Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar contra mi como una luna en el agua.

Deja un comentario