Menú

La Tiradera

Un blog de Enrique Bethencourt

Lo que hará Rajoy (y me quedaré corto)

Todos los secretos, mentiras y silencios que Mariano Rajoy (al que los medios de comunicación se empeñan en llamar presidente electo, como si este no fuera un sistema parlamentarista y no presidencialista: el Congreso podría elegir titular del Ejecutivo español a Alberto Ruiz Gallardón, Soraya Sáenz de Santamaría, Esteban González Pons o a José Manuel Soria, si así lo decidieran los diputados del mayoritario Grupo Popular) ha mantenido ante, bajo, cabe, con, contra, en, entre y desde la campaña electoral, acabarán horas después de que, como decía Les Luthiers, ponga pie en La Moncloa, o sea, haga hincapié.

Las incógnitas sobre sus recetas para afrontar esta profunda crisis económica quedarán, por fin, desveladas, al menos inicialmente, o bien en el primer Consejo de Ministros, el próximo 23 de diciembre, o en el que, previsiblemente, se celebrará una semana después. Aunque algo tendrá que adelantar, menos no se despacha, en su discurso de investidura y en el posterior debate.

Se acabó la prolongada faceta de crítica más o menos fácil al Gobierno de Rodríguez Zapatero, de burla sobre sus propuestas económicas y, asimismo, de escaso apoyo incluso cuando la cosa se puso algo más que cruda. Destruir es, en cualquier faceta de la vida, mucho más sencillo que construir.

Ahora toca tomar decisiones que van a afectar a la vida de millones de personas y que están condicionadas por los mandatos del eje Merkel-Sarkozy, los nuevos emperadores de esta vieja Europa egoísta que se desmorona, y por las propias convicciones de un PP que representa las posiciones más neoliberales, junto a CiU, entre las formaciones políticas presentes en el Congreso. Y que se siente legitimado para entrar a saco por su cómodo y rotundo triunfo en las urnas el pasado 20 de noviembre, por su rotunda mayoría absoluta en ambas cámaras, aunque esta haya estado más condicionada por el total hundimiento de su rival socialista que por el crecimiento propio.

Medidas

¿Cuáles son las previsibles medidas para recortar el déficit que adoptará el Gobierno del PP de manera inmediata?

En mi opinión, entre otras, la congelación de las pensiones (que tanto criticaron al Ejecutivo del PSOE), una nueva subida del IVA (que consideraron, cuando el Gobierno la adoptó, en julio de 2010, “un sablazo de Rodríguez Zapatero”) y una nueva y consustancial bajada del salario de los funcionarios públicos (entre el 7 y el 10%), así como una reducción de los trabajadores que prestan servicios en la Administración, empezando por laborales, interinos y eventuales, pero también rebajando funcionarios, de entrada no cubriendo la tasa de reposición (plazas vacantes por fallecimiento, excedencia o jubilación) de maestros o médicos, así como del resto de personal de la administración; aunque buena parte del tijeretazo lo tendrán que aplicar las comunidades autónomas a las que reducirá considerablemente las transferencias estatales, con lo que los Presupuestos que varias de ellas están elaborando quedarán en agua de borrajas.

Cuesta recordar cuando el PP decía, hace bien poco, en su campaña en contra de la subida del IVA (calificada, en lenguaje taurino, de auténtica “puntilla” a autónomos y pequeñas y medianas empresas) aquello de que “ZP no puede pedir más sacrificios a los españoles”; uy, uy, uy, lo que pasa cuando se escupe para arriba. O cuando se ejerce una oposición irresponsable.

Todas estas medidas de Rajoy y los suyos van a suponer un mayor deterioro de los servicios públicos, en un Estado que, como señala el profesor Vicenc Navarro, “tiene el gasto público social por habitante más bajo de la UE-15 (el grupo de países de semejante desarrollo económico al español). Un tanto semejante ocurre si se escoge otro indicador: el gasto público social como porcentaje del PIB. España tiene el porcentaje más bajo de la UE-15”. Y, en consecuencia, “los servicios públicos del Estado del bienestar (tales como sanidad, educación, servicios domiciliarios a las personas con dependencia, escuelas de infancia, servicios sociales, vivienda social, entre otros) están muy poco desarrollados”.

Además, esa fórmula, llevará inevitablemente a una mayor contracción de la economía, a menor consumo y a mayor desempleo, condenando a la desprotección social y a la miseria a una parte de la población. Y haciéndonos más pobres a la inmensa mayoría de ciudadanos y ciudadanas. Como ha señalado estos días el premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz  “que el PP se centre en la austeridad tras llegar al Gobierno no resolverá el problema de España. Lo que debería hacer Rajoy es reestructurar el actual modelo de gastos e impuestos para incentivar la demanda. Apostar por la austeridad es un suicidio”.

Agárrense que vienen curvas.

 

————————————————————————————————————-

Algunos datos de interés (FUENTE: EUROSTAT)

 

PORCENTAJE DE PERSONAS QUE TRABAJAN EN SERVICIOS DEL ESTADO DEL BIENESTAR

 

ESPAÑA                                    10,26

UE-15                                                15,01

SUECIA                                    23,75

 

GASTO PÚBLICO EN ÁREAS SOCIALES POR HABITANTE

ESPAÑA                                    5.526 EUROS

UE-15                                                7,464

SUECIA                                    9.028

 

SANIDAD

% DEL PIB

ESPAÑA                                    5,7

UE-15                                                7,8

GASTO POR HABITANTE

ESPAÑA                                    1.572 EUROS

UE-15                                                2.031

EDUCACIÓN

% DEL PIB

ESPAÑA                                    4,4

UE-15                                                5,1

GASTO POR ALUMNO

PRIMARIA                                    SECUNDARIA

ESPAÑA                        4.806                                                            6.316

UE-15                                    6.254                                                            7.272

 

 

 

 

—————————————————————————————————

 

Y para relajarnos de tanta cifra y de tanta perspectiva negativa, un paseo literario y musical por Uruguay.

Eduardo Galeano: fragmentos del capítulo ‘Defensa de la palabra’, del libro “Nosotros decimos no” (Siglo XXI Editores), publicado en 1989.

“Uno escribe a partir de una necesidad de comunicación y de comunicación con los demás, para denunciar lo que duele y compartir lo que da alegría. Uno escribe contra la propia soledad y la soledad de los otros. Uno supone que la literatura transmite conocimiento y actúa sobre el lenguaje y la conducta de quien la recibe; que nos ayuda a conocernos mejor para salvarnos juntos. Pero <<los demás>> y <<los otros>> son términos demasiado vagos; y en tiempos de crisis, tiempos de definición, la ambigüedad puede parecerse demasiado a la mentira. Uno escribe, en realidad, para la gente con cuya suerte, o mala suerte, uno se siente identificado, los malcomidos, los maldormidos, los rebeldes y los humillados de esta tierra.

(…)

Si la sociedad tiende a organizarse de tal modo que nadie se encuentra con nadie, y a reducir las relaciones humanas al juego siniestro de la competencia y el consumo, hombres solos usándose entre sí y aplastándose los unos a los otros, ¿qué papel puede cumplir una literatura del vínculo fraternal y la participación solidaria?

(…)

Sostener que la literatura va a cambiar, de por sí, la realidad, sería un acto de locura o pedantería. No me parece menos necio negar que en algo puede ayudar a que cambie.

La conciencia de nuestras limitaciones es, en definitiva, una conciencia de nuestra realidad. En medio de la niebla de la desesperanza y la duda, es posible enfrentar las cosas cara a cara y pelearlas cuerpo a cuerpo: a partir de nuestras limitaciones, pero contra ellas”.

 

Y para completar, otro uruguayo universal, el ‘paisito’ da para mucho, Daniel Viglietti y su ‘Esdrújulo’:

http://www.youtube.com/watch?v=Z6gawqjDVPY

 

Deja un comentario