Menú

La Tiradera

Un blog de Enrique Bethencourt

Soria, ¿de qué se ríe?

En uno de sus más conocidos poemas, “¿De qué se ríe?“, el gran Mario Benedetti cuestiona las actuaciones de un ministro que se muestra radiante en la foto de un periódico, pese a la situación problemática que atraviesa el país. Responsable público al que el poeta uruguayo reprocha claramente sus decisiones y las del Ejecutivo del que forma parte: “ustedes duros/con nuestra gente/por qué con otros/son tan serviles”. Parecido a lo que sucede ahora por estos lares, en que los gobiernos aprietan las tuercas hasta la extenuación a la ciudadanía mientras benefician sin disimulos a banqueros y grandes fortunas.

Me vino a la memoria este texto, que Alberto Favero convirtió en canción para Nacha Guevara, ante la enorme presencia mediática, rozando casi la ubicuidad, del ministro Soria. Y ante las declaraciones importantes y, sobre todo, las trascendentales decisiones que viene tomando desde que ocupa un puesto en el Gabinete de Mariano Rajoy.

Desde muchos sectores de la sociedad isleña se ha venido valorando el hecho de que un canario esté sentado en el Consejo de Ministros del Gobierno de España. Circunstancia que, en mi opinión y vistos los antecedentes, no constituye ninguna garantía para esta tierra ni para su ciudadanía.

Recuerdo el paso de Jerónimo Saavedra por dos ministerios, pero especialmente por el de Educación, al que hago un mayor seguimiento. Y, durante su mandato (1995-1996), no se produjo ninguna decisión destacable para estas Islas, pese a ser el ex presidente canario plenamente consciente del significativo retraso en materia educativa; y, también, del enorme esfuerzo que tuvo que hacer a mitad de los ochenta el Gobierno que él presidía, con recursos propios, tras las insuficientes transferencias en el área, en una Canarias que no contaba con una adecuada red educativa (con numerosos centros desdoblados), lo que obligó a una millonaria inversión para construir colegios e institutos.

Supongo que nadie cabal podía pensar que el ministro Soria iba a hacer dejación de sus funciones de dirección de áreas muy importantes para el conjunto de España, dedicándose a beneficiar de forma privilegiada a su tierra de origen. Otra cosa bien distinta, y más sensata, es que haga llegar al resto del Gobierno del PP su conocimiento de los graves problemas de la comunidad más alejada del continente, y que hoy presenta una terrible situación económica, con un 30,9% de desempleados según la EPA del cuarto trimestre de 2011.

Escasa sensibilidad

Pero las primeras medidas de Soria no solo muestran escasa sensibilidad hacia Canarias, sino que dan la impresión de querer jeringar a esta tierra y a su gente. Es difícil de creer, que la interpretación, como señalan muchos analistas, es que trata de torpedear al presidente Rivero, eso sí fastidiando de paso al conjunto de los ciudadanos y ciudadanas de Canarias. Prefiero pensar que, simplemente, actúa conforme a su interpretación del mundo, profundamente conservadora, y no movido por irresponsables e irrefrenables deseos de venganza.

No puede entenderse, en modo alguno, su furibunda negativa al mantenimiento de las rebajas en las tasas aéreas que, sin ser la pócima mágica, ha ayudado –junto a la crisis en el Mediterráneo y la mejora económica en algunos países emisores- al buen comportamiento del turismo el pasado año. Sobre todo, porque Soria no ofrece ninguna alternativa a las mismas, no presenta planteamiento alguno que posibilite seguir estimulando a las compañías para que sigan viendo a las Islas como destino preferente. No es un tema menor: si con un turismo al alza en 2011 nos hemos situado en 341.900 parados (27.500 más que al comienzo del año), cabe reflexionar qué pasaría si el sector retrocediera significativamente en este 2012. Las presuntas profecías mayas se cumplirían apocalípticamente en esta tierra.

Contra las renovables

Asimismo, es muy relevante la decisión del Gobierno español de suspender las ayudas a la extensión de las energías renovables, adornada con un argumento tremendamente demagógico por parte de Soria, “lo prioritario es pagar las pensiones”. Argumento que valdría lo mismo para reducir profesores en los colegios e institutos o para descapitalizar, aún más, la sanidad pública; un desprecio a las renovables que contrasta con el soriano entusiasmo, casi orgásmico, hacia las nucleares, el petróleo y el gas.

Se trata de otra decisión que perjudica enormemente a Canarias, que perderá más de mil millones de euros en inversiones en el sector y varios miles de empleos cualificados; y que, lamentablemente, continuará por la senda de la absoluta preeminencia de las energías de origen fósil, es decir, por la elevada contaminación y la dependencia del exterior, cuando reúne condiciones privilegiadas para la eólica y solar, así como para otras mucho menos desarrolladas como la maremotriz o la geotérmica.

Además, ese frenazo a las renovables muestra a un Gobierno de escasa proyección, cortoplacista, insensato, que lastra gravemente el futuro; y que parece más atento a las presiones de las eléctricas que a garantizar un sistema de producción energética más limpio y menos dependiente.

Canarias, que tiene apenas un 7% de producción renovable (frente al 20% estatal o al 70% de Navarra), no podrá alcanzar, tras la decisión del Consejo de Ministros del pasado 27 de enero, ni siquiera el pretendido 30% para 2015. Además, y como señalan desde la iniciativa Economistas Frente a la Crisis, “el parón renovable, al reducir la inversión privada, disminuirá el pago de impuestos, aumentará el paro y, con todo ello, aumentará el déficit público. Justo lo contrario de lo que el Gobierno ha dicho. Este es el problema de confundir, no entender y mezclar conceptos”.

Apenas lleva un mes en la cartera de Industria, Energía y Turismo, y varias de las decisiones de Soria y su Gobierno suponen un retroceso ecológico y un grave perjuicio económico para España y, especialmente, para Canarias. Habrá que preguntarle, como en el poema de Benedetti, “señor ministro del imposible… ¿de qué se ríe?, ¿de qué se ríe?”.

 

————————————————Estoy también en twitter: @enriqueBeth

Una lectura de gran interés en estos tiempos de incertidumbre: ’Empresas de éxito en Canarias’ (Vol I, 50 casos de Gran Canaria)’, de Enrique Fárez.

Experiencias y trayectorias empresariales en boca de sus protagonistas, a través de las entrevistas realizadas por Fárez, periodista, consultor político y empresario; presidente de la Fundación Emprende Canarias y del Grupo ICC.

Y la música de Janis Joplin (1943–1970): ‘Summertime’. Actuación en Estocolmo de esta blanca con voz negra en abril de 1969, unos pocos meses antes de que falleciera. Me parece una genial y desgarradora interpretación por una de las grandes voces de la música de siempre.

http://www.youtube.com/watch?v=mzNEgcqWDG4

Comentarios

unahoraantes dice:

También me lo llevo
saludos
c

Me ha encantado el artículo, y me resulta curioso porque el otro día, ante un fotograma de Soria en un telediario dije exactamente lo mismo sentada en el salón de mi casa… “señor ministro… de qué se ríe”! ¡para risas está el panorama y, sobre todo en las islas! Con tu permiso me llevo la entrada a mi muro de facebook. Salud.

Deja un comentario