Menú

La Tiradera

Un blog de Enrique Bethencourt

Ministerial embuste

En octubre de 2007, el PP canario denunciaba que un manual de Educación para la Ciudadanía (EPC) trataba al Archipiélago de forma “lesiva y deplorable”. Lo llevó incluso al pleno del Parlamento de Canarias, a través de sus diputados Australia Navarro y Carlos Ester, exigiendo a la consejera de entonces, Milagros Luis Brito, que se dirigiera a la editorial para corregir semejantes afrentas.

No pidieron su retirada porque Educación para la Ciudadanía no se impartía en ese curso en las Islas, dado que el departamento educativo decidió que empezara en el curso 2008-2009. Ni su obligada quema, como en Fahrenheit 451, el libro de Ray Bradbury llevado al cine por Françoise Truffaut. Algo es algo.

El referido ensayo, entre otras cosas, relacionaba la crisis del sector platanero de los años 80 con el incremento de la adicción de los jóvenes canarios a la heroína, situación similar a la que planteaba respecto a los gallegos, aunque cambiando de producto: la mantequilla.

Tras denunciar el adoctrinamiento del referido libro, el PP, por boca de sus muy intrépidos diputados, consideraba que la obra constituía una “muestra más de la irresponsabilidad y arbitrariedad con la que el PSOE desarrolla la ‘mal’ llamada asignatura de Educación para la Ciudadanía”. En consecuencia, sin el menor miedo al ridículo, la señora Navarro solicitó a la consejera de Educación que se dirigiera a la editorial Akal pidiéndole una urgente rectificación.

No fueron los únicos en falsear este asunto, El Mundo, Libertad Digital, COPE, Telemadrid, La Razón y ABC  también se sumaron entusiasta y coralmente, tal vez creyendo, como Joseph Goebbels, que una mentira repetida mil veces se convierte en verdad.

Ensayo

El problema es que el libro de marras es un ensayo, de varios autores (Carlos Fernández Liria, Pedro Fernández Liria y Luis Alegre Zahonero, ilustrado por Miguel Brieva) crítico con la asignatura y que no es en modo alguno un libro de texto ni nada que se le parezca. Y solicitar a sus redactores una rectificación es tanto como pedirle a Gabo, Vargas Llosa, Sampedro, Grande, Allende o Rojas Marcos que rectifiquen algún párrafo de sus respectivas obras que nos parezca inexacto o inoportuno. Una estupidez, parlamentaria, pero estupidez al fin y al cabo.

Ahora, cuatro años después, es el propio ministro de Educación, José Ignacio Wert, el que vuelve a recurrir a esa publicación para demostrar que acierta plenamente al escuchar la reclamación de los sectores más ultraconservadores e integristas y eliminar Educación para la Ciudadanía, una peligrosa asignatura que plantea la tolerancia, la resolución pacífica de conflictos, el respeto a la diferencia o la igualdad entre mujeres y hombres.

“Los capitalistas son como ratones que corren en la rueda cada vez más deprisa”, leyó Wert en la cadena SER, de la que fuera tertuliano hasta su nombramiento como ministro. Es una frase, sacada de contexto por cierto, de Educación para la Ciudadanía. Democracia, Capitalismo y Estado de Derecho (2007, Akal), utilizado torticeramente para atacar a EPC.

Por ignorancia, o por pura manipulación y falsedad, como Ester y Navarro, el titular de la educativa cartera mete la pata hasta el fondo, movido por un sectarismo escasamente presentable. Y que avisa a las claras de lo que nos espera en esta legislatura que apenas acaba de comenzar.

Debiera saber que el libro jamás fue homologado por el ministerio de Educación y que nunca llegó a las aulas porque no era ese su destino; es más, cualquiera persona sensata tras una simple lectura del mismo se daría cuenta de que no es un libro de texto.

Pero el ministro Wert prefirió la política con minúsculas, de bajo vuelo, y jugar a la intoxicación y el uso desvergonzado de la mentira para defender sus intereses, sus controvertidas, retrógradas y nada fundamentadas decisiones. Algo que, sin duda, le retrata.

—————————————————-Estoy también en twitter: @enriqueBeth

Y Chico Buarque: ‘Construcción’, una canción con mucho contenido y variados elementos para la reflexión.

http://www.youtube.com/watch?v=WsdFvPQj9m4

Comentarios

jane dice:

Totalmente de acuerdo contigo. Fui jefa del Departamento de Filosofía y preparé la asignatura de “Educación para la Ciudadanía” durante el curso 2007-2008, con vistas a que mi Departamento la diera el curso siguiente (yo no, porque me jubilé ese año). En ese tiempo recogí todas las críticas que me habían llegado y revisé algo así como 13 o 14 libros de texto. Todas las críticas estaban fuera de contexto y, aunque había libros más progresistas que otros, todos tenían en común la tolerancia a las distintas formas de convivir. Pienso que, aunque puedes adoctrinar, incluso dando clase de Física, esta asignatura no trata de hacerlo porque no te está imponiendo un solo modo de vida, sino que te dice que en este mundo hay varios y que la única manera de ser ciudadanos es aceptarlos.
Un saludo.

Deja un comentario