Menú

La Tiradera

Un blog de Enrique Bethencourt

¿Tiene sentido el 8 de Marzo?

Hay gente que se pregunta si tiene sentido continuar celebrando el Día Internacional de la Mujer. Y es la vida, la realidad cotidiana, aquí y acullá, con sus luces y sus sombras, la que se encarga de responder a ese interrogante en esta segunda década del siglo XXI.

Cierto es que han cambiado mucho las cosas desde que se decidió instaurar este día en homenaje a las 129 obreras de una fábrica textil estadounidense quemadas vivas por su patrón, el 8 de marzo de 1857, cuando reclamaban mejoras laborales. Otras referencias colocan ese hecho en Nueva York, en la fábrica Cotton, en 1908.  Y existe otra tesis sobre el origen, que lo sitúa en la Rusia prerevolucionaria, concretamente en San Petersburgo, y protagonizada, asimismo, por tejedoras; en este caso, el 8 de marzo de 1917.

Como decía, el avance de las mujeres en el siglo XX fue espectacular, aunque con distinto nivel de desarrollo entre diferentes países y diferentes culturas. En nuestro caso, el voto femenino se logró en la II República y, tras el retroceso brutal del franquismo, las mujeres recuperaron protagonismo en los años setenta, a través del movimiento feminista, pionero en plantear debates como el de los derechos sexuales y reproductivos; así como pionero en denunciar, casi en solitario, los malos tratos, sacándolos del ámbito privado y convirtiéndolos en asunto público y político.

La etapa democrática ha supuesto una relevante incorporación de las mujeres a la vida política. Hoy son muchas las alcaldesas, diputadas y senadoras, que contrastan con aquellos parlamentos de la incipiente democracia en que eran muy pocos los escaños ocupados por mujeres, casi inexistentes las alcaldesas.

Otro tanto ha sucedido en el mundo laboral, con la presencia de mujeres en las más variadas profesiones; y, aunque de manera claramente insuficiente, en la dirección de las empresas. Y en el educativo, siendo cada vez más visibles en las universidades y obteniendo los mejores expedientes académicos.

Legislación

En el marco de la legislación, España ha dado pasos de gigante en el terreno de la igualdad entre mujeres y hombres, con la aprobación de la Ley para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, en 2007, y la Ley de Reproducción Sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo, que da mayores garantías jurídicas tanto a las mujeres como a profesionales sanitarios.

Esta última se la va a cargar el PP, en lo que supondrá un enorme retroceso en los derechos y en la seguridad jurídica de las mujeres. Las delaraciones que el miércoles 7 de marzo ha efectuado el ministro Gallardón dan una idea clara de la reforma profundamente ultraconservadora que se avecina.

Pero junto a los indiscutibles avances, todavía quedan muchas asignaturas pendientes. Entre ellas, la persistencia de desigualdades salariales entre mujeres y hombres, completamente injustificadas. La distribución, también desigual, de las tareas domésticas y del cuidado de los hijos e hijas, así como de las personas mayores. O la lacra de la violencia de género, la de ese machismo brutal de hombres que consideran que la mujer es un objeto de su propiedad, y que atentan contra su libertad, su dignidad y su vida.

Además, dentro y fuera de nuestras fronteras, la pobreza sigue teniendo rostro femenino; al respecto Naciones Unidas señala que el 60% de las personas afectadas por hambre crónica son mujeres y niñas. Por eso, la ONU dedica este 8 de marzo de 2012 a las mujeres rurales, bajo el lema ‘Habilitar a la mujer campesina-Acabar con el hambre y la pobreza’. Planteando la necesidad de “eliminar la discriminación de que son objeto en la legislación y en la práctica; asegurando que las políticas respondan a sus necesidades; brindándoles acceso en pie de igualdad a los recursos y proporcionándoles una función que desempeñar en la adopción de decisiones“.

Explotación sexual

Persisten, igualmente, el tráfico y la explotación sexual de mujeres y niñas. Y hay países en que aún no pueden votar o conducir un coche; y otros en los que tienen, incluso, que convertirse en seres invisibles. E instituciones, civiles y religiosas, que a estas alturas del siglo XXI continúan impidiendo a las mujeres ocupar puestos de relevancia en su seno. Como bien señalaba el obispo Casaldáliga, la mujer sigue siendo fuertemente marginada en la Iglesia: en la liturgia, en los ministerios, en la estructura eclesiástica.

En mi opinión, las expuestas son razones más que suficientes para seguir conmemorando cada 8 de Marzo el Día Internacional de la Mujer. Reconociendo y celebrando lo avanzado, que ha sido mucho. Renovando, al mismo tiempo, el compromiso permanente para superar la marginación y las desigualdades todavía presentes, que son tremendamente dolorosas, injustas e inhumanas.

————————Estoy también en twitter: @enriqueBeth

Amparo Ochoa: ‘Mujer’. Un tema de la venezolana Gloria Martín que hace muchos años que no escuchaba. Se lo dedico a todas aquellas mujeres que luchan todos los días en las empresas, en los centros educativos, en la actividad política o en sus hogares, sobre todo a las que lo hacen en medios absolutamente hostiles; y, de manera muy personal, a todas aquellas que fueron decisivas para mi compromiso activo con la causa de las mujeres.

http://www.youtube.com/watch?v=57neSrYUJpw

Comentarios

Consol dice:

Una vez más te tengo que felicitar por tus comentario en el dia de la mujer trabajadora.
Me extraña que aún en pleno siglo XXI cada vez que felicité a amigas y compañeras, casi todas me contestara “SI YO ESTOY EN EL PARO; NO TRABAJO”. Las horas que tuve que invertir en hacerles ver que aunque nadie les pagara un salario….trabajamos igual!!!

En fin , un abrazo cariñoso

Consol

Deja un comentario