Menú

La Tiradera

Un blog de Enrique Bethencourt

CIS (2): ¿Educación pública o privada?

El estudio sociológico del CIS sobre Educación -incluido en el barómetro de marzo y al que ya hicimos referencia en un primer artículo dedicado a la evolución de la calidad educativa en la ultima década, los principales problemas del sistema y las decisiones a adoptar para mejorarlo-, también solicita a los encuestados que se pronuncien sobre cuál enseñanza funciona mejor: la pública, la privada o la privada concertada (financiada con fondos públicos).

La mayoría se inclina por la pública (35,8%), seguida de la privada (24,5%) y la concertada (14,3%). Los más entusiastas con la pública son los votantes de IU (49,2%), seguidos por los de UPyD (44,1%) y PSOE (42,9). La privada obtiene más apoyos entre los del PP y la concertada suscita las mayores simpatías entre los que apoyaron en las urnas a UPyD y CiU.

Sin embargo, los encuestados consideran que es más eficaz la privada (37,9%) que la pública (28%), aunque un 28,3% estima que los dos sistemas son igual de eficaces. Y destacan que la pública reconoce más el mérito a quien lo merece (32,6% frente al 24,9% de la privada). En transmisión de conocimientos, la privada se coloca diez puntos por encima de la pública (35% frente a 25%), aunque un 29,9% de la muestra cree que se da una situación de igualdad en este parámetro.

La privada duplica a la pública respecto a la exigencia que se hace a los alumnos (49,8% frente a 22,2%) y triplica en “mejora las condiciones de conseguir empleo” (41,1% la privada, 15,8% la pública).

Esfuerzo

Los encuestados entienden que para triunfar en los estudios los factores más importantes son, por este orden, esforzarse (76%), tener buenos profesores (71,9%) y tener apoyo familiar (63,8%), muy por encima de otros como el origen social, la inteligencia o el poder acceder a clases extraescolares.

En el estudio también se pide el pronunciamiento sobre el grado de satisfacción de los usuarios con distintos niveles educativos y centros. Así, en el caso de las escuelas infantiles aparecen muy ligeramente por encima las públicas (56,8%) frente a las privadas (54,4%). Por otra parte, no se observan diferencias significativas en los colegios de Primaria, con 59,2% entre muy y bastante satisfechos en los públicos, y 61,9 en los privados.

El grado de satisfacción se reduce respecto a los institutos públicos (47,8%, sumando muy y bastante satisfechos, doce puntos menos que los colegios; sin que la encuesta incluya un apartado dedicado a los centros privados de Enseñanza Secundaria) y en la Formación Profesional se valora más a la pública que a la privada. Otro tanto sucede en la Universidad, donde el nivel de aprobación de la pública supera en diez puntos a la privada.

Infantil

Asimismo, se pregunta a qué tipo de centros llevarían a sus hijos. En el caso de la Educación Infantil, la mayoría optaría por los públicos (54,2%), seguido de los privados (23,9%) y privados concertados (13,9%). Similares datos se dan en Primaria, con un 54,1% que se inclina por los colegios públicos, un 23,1% por los privados y un 16,5% por los concertados.

En la Secundaria Obligatoria baja ligeramente la preferencia por los centros públicos (51,8%), pero con bastante distancia sobre privados (26,6%) y concertados (14,9%). Por último, en la enseñanza superior, la Universidad pública (64,3%) duplica ampliamente a la privada (25,5%).

Ese mayoritario apoyo de la ciudadanía a la enseñanza pública, no exento de críticas mejor o peor fundamentadas, choca con el tratamiento que recibe por parte del Gobierno del PP. Que no solo le disminuye de forma drástica sus presupuestos y, en consecuencia, sus recursos materiales y humanos, sino que la cuestiona y la desprestigia permanentemente, desmoralizando a sus profesionales y a las familias del alumnado.

Estamos viviendo, además, un momento en que se trata de socavar, con distintas medidas, los elementos de equidad sustanciales a la escuela pública, en un intento poco disimulado de favorecer al modelo privado de enseñanza y de dejar desamparados a los más vulnerables; asunto que afecta, asimismo, a la Universidad, con esa escandalosa subida de tasas que no va acompañada de la consecuente elevación de las partidas destinadas a becas.

———

Próxima entrega: CIS (y 3) Gestión y gasto educativo

——-Puedes seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

Taburiente: ‘A la Caldera’

http://www.youtube.com/watch?v=vvqrMyxxSGo

Deja un comentario