Menú

La Tiradera

Un blog de Enrique Bethencourt

CC, ¿Congreso tranquilo?

La historia, y especialmente, la historia reciente confirma que los congresos de CC son todo menos tranquilos. En el último, recuerden entró el conejero Pepe Torres como candidato seguro a seguir en la Presidencia del partido y le dieron un buen revolcón (a él y a su mentor, Paulino Rivero); y en el rebumbio surgió Claudina Morales como alternativa al fin vencedora, como con algo de fortuna yo había predicho en El Espejo Canario tres meses antes.

Ahora, conforme se acerca la fecha de celebración del cónclave, que tiene lugar este fin de semana de mitad de junio, la cosa parece que se anima y al tándem que hasta hace unas pocas fechas se daba por candidatura única y, por tanto, seguro vencedor, el integrado por Rivero y Barragán, para la Presidencia y la Secretaría General respectivamente, le pueden salir parejas competidoras.

En efecto, una de las más llamativas, la que une dos personalidades tan dispares como José Miguel Ruano, grancanario afincado en Tenerife, ex consejero de Educación y de Presidencia con tres presidentes (1999-2011) y antaño hombre de confianza de Rivero, con Marcial Morales, alcalde del Puerto del Rosario, ex consejero de Empleo del Ejecutivo (1999-2003), y que forma parte de los sectores más progresistas de la organización.

Una candidatura auspiciada por distintos sectores de Coalición Canaria y por dirigentes de distintos territorios, especialmente de Fuerteventura, Gran Canaria y Tenerife, que mezcla distintas sensibilidades e intereses y que puede tratar de frenar los intentos de Rivero de volver a ser candidato en 2015, que se verían facilitados por un férreo control del partido en el próximo período. Y cuya presentación podría modificar el voto de delegaciones de distintos territorios.

Debilidad

En caso de que, finalmente, haya varias candidaturas la situación puede ser muy delicada, en función de cómo lo resuelvan los delegados y las delegadas con su voto. ¿Se imaginan en qué situación quedaría el presidente del Gobierno de Canarias si es derrotado en la batalla interna por el control de su partido o si obtiene una victoria por la mínima? ¿Cuánto le debilitaría personalmente y cuánto afectaría a la propia fortaleza de su Ejecutivo cuando se cumple el primer año de legislatura? ¿Qué cambios significaría en lo interno y externo que Marcial Morales dirigiera el partido que gobierna Canarias desde hace casi veinte años?

De todos modos, el del liderazgo no es el único problema que debe abordar el V Congreso de CC. Tienen prioridad, a mi juicio, su propia redefinición política e ideológica, la búsqueda de  fórmulas que mejoren su relación con la sociedad tras décadas de gobierno y la necesidad de encontrar soluciones al trasvase de votos hacia el PP experimentado en los últimos comicios, municipales, autonómicos y generales, especialmente en las islas occidentales. Así como las relaciones con el resto del mundo nacionalista.

En cualquier caso, CC sabe que se la juega en los próximos años y que la situación política y económica tan delicada que padecemos exige liderazgo y aciertos, en el partido y en sus tareas de Gobierno. Y que no se puede permitir un Congreso tan mediático y tan espectacular, a la par que poco resolutivo, como el de hace cuatro años. Sería, de repetirse la historia, el principio del fin.

————-Puedes seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

She Runaway – Boom Boom Kid

http://www.youtube.com/watch?v=-pPya092Fxg

Comentarios

Francisco dice:

D. Enrique, este es un partido con inicio en Tenerife y que ha conseguido mantener apoyo de politicos de otras islas, que dicen creer en el nacionalismo. Pero en el fondo lo unico que pretenden pèrpetuar, es el dominio de esta isla sobre las demas. Por ello ya se habla de relanzar en un futuro a Ana Oramas (muy querida en Gran Canaria como todos sabemos), o a Fernando Clavijo al que ya le he notado algunos ramalazos chicharreristas, (condicion obligada para triunfar en este pseudo-partido), del que todos sabemos, que no es mas que un invento de los Aticos para gobernar las 7 islas. No les puedo desear suerte sino todo lo contrario, para ver si de una vez por toda, se puede iniciar otro proyecto bien distinto donde no predomine ninguna isla sobre las otras. Pero me temo que eso sea una utopia ¿no le parece amigo Enrique?

Deja un comentario