Menú

La Tiradera

Un blog de Enrique Bethencourt

La Educación en los medios

Los medios de comunicación de las Islas han dedicado siempre mucha atención a las noticias de Educación, especialmente los escritos. En algunas etapas, diferentes periódicos de Canarias contaban con redactores exclusivamente dedicados a los temas educativos; y competían duro para ofrecer diariamente más y mejor información educativa.

E incluso, en su momento, llegaron a funcionar suplementos semanales (caso de ‘La Libreta’, en Canarias7, en los años noventa del pasado siglo) o programas especializados (‘Apuntes de Educación‘, en la 1 de TVEC, impulsado a finales de los ochenta por la entonces responsable de informativos  Olga Carmona y que tuve el honor de presentar y dirigir).

Desde la transición democrática a hoy se han sucedido distintos hitos educativos de especial relevancia en la enseñanza canaria. El más importante, por lo que supuso de transformación de un sistema cuasi colonial, fue la asunción de las competencias en materia educativa, con Jerónimo Saavedra al frente del Gobierno y Luis Balbuena capitaneando la primera Consejería de Educación. Una asunción de competencias que posibilitó superar los enormes déficit que el Archipiélago padecía en escolarización, infraestructuras y plantillas docentes.

Oposiciones

En aquella época triunfó un lema en defensa de un sistema educativo canario: “Ni un niño sin escuela, ni un maestro sin trabajo”, mientras surgían los primeros movimientos de renovación pedagógica que fraguaron en las Escuelas de Verano, hoy resucitadas tras más de una década de obligada hibernación. Esta semana la Laboral de La Laguna será sede de su XXI edición, que se desarrollará entre los días 4 y 6 de julio. Una buena noticia.

Han sido muchos los hechos educativos que han alcanzado gran impacto mediático en estas cuatro últimas décadas. Entre ellos, el boicot a las oposiciones, de la segunda mitad de los 70; el conflicto de la jornada continua (con la apertura de expedientes a una veintena de directores y el posterior acuerdo sobre un modelo experimental, que se convirtió, sin reflexión ni análisis, en definitivo) en la segunda mitad de los 80; la lucha por la creación de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (80-90);  el primer conflicto por la homologación retributiva, con triunfo docente (90); o, en fin, las huelgas en contra de la implantación de la tutoría de tarde en Secundaria (segunda mitad de los 90).

Y ya en este nuevo siglo y milenio, el segundo conflicto por la homologación, especialmente en los dos primeros años de la pasada legislatura autonómica, con derrota sindical; y, en los cuatro últimos años, todo lo vinculado a los profundos recortes presupuestarios en Educación y su impacto en nuestras escuelas e institutos.

Conflicto

Asegura Albert Kientz que “existen fundadas razones para pensar que la información consiste en dar una forma (informar) a unos elementos no estructurados procedentes del entorno y que esa reestructuración se realiza alrededor del conflicto”. Esto se percibe claramente en el ámbito educativo.

Para José Saturnino Martínez García, profesor del Departamento de Sociología de la Universidad de la Laguna, la sensación de crisis en la Educación se debe a tres razones: la visión distorsionada de los elementos positivos, como el mayor nivel educativo de los jóvenes; la visión negativa del sistema educativo que transmite el profesorado; y el papel de la política, que exagera los males del sistema educativo.

En la misma línea se manifiestan los profesores Esteve y Vera. “Se presenta a la educación como una actividad esencialmente conflictiva, resaltando las carencias, los errores, los enfrentamientos y todos los aspectos negativos, elevando a una categoría general brotes de violencia o situaciones desagradables muy reducidos en su alcance real”, aseguran. Y, también, Jaume Carbonell, periodista, pedagogo y sociólogo, director de la revista ‘Cuadernos de Pedagogía’, para quien  las noticias sobre Educación “son, mayoritariamente, malas noticias. Cuanto más cruento y morboso es el suceso, más atractivo”.

En un estudio que vengo realizando sistemáticamente desde los años noventa sobre los contenidos en las informaciones de la prensa canaria, se constata que más de la mitad de las informaciones están vinculadas a conflictos; y que los temas más relevantes son los referidos a personal e infraestructuras. Que suelen estar emparentados con circunstancias conflictivas, reivindicaciones o denuncias de carencias.

Añadiría que es así, pero que además el tratamiento es sensiblemente distinto entre la enseñanza pública y la privada. En esta última las informaciones casi siempre están relacionadas con actividades lúdicas o deportivas, ocultándose problema reales como la falta de democracia en numerosos centros de la privada concertada. Y olvidándose, como señala el PISA Canarias, que en los centros privados se dan, por ejemplo, más casos de acoso escolar o de contacto con las drogas.

Pacto

De todos estos temas hablé en mi comparecencia, el pasado jueves, ante la subcomisión de Educación del Parlamento de Canarias que aborda el Pacto por la Educación. Así como de la responsabilidad de los profesionales de la comunicación y del daño que hacen declaraciones o exabruptos desde el campo de la política, recordando los insultos de Mauricio a los interinos (a los que calificó de “burros”), las gratuitas descalificaciones de Soria al profesorado “de baja por Las Canteras” o el apoyo entusiasta de Rodríguez Drincourt a cualquier huelga educativa por injustificada que fuera.

Expuse a la subcomisión parlamentaria mi postura favorable a dicho Pacto, si este no queda limitado a una foto y aborda prioridades esenciales del sistema: mejora en lengua y matemáticas, idiomas, atención a la diversidad, FP, etcétera. Igual que apoyo que Canarias cuente con una Ley educativa, un marco legal propio que parta de un adecuado diagnóstico específico de nuestra situación educativa y que establezca las medidas de mejoras vinculadas estrechamente a superar nuestros actuales déficit.

———-Puedes seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

Serj Tankian: Borders Are

http://www.youtube.com/watch?v=k40su7eHgIs

Comentarios

Ana Delia García Afonso dice:

Es verdad que el sensacionalismo brilla por su excesiva presencia en los medios, cuando se trata de malas noticias en Educación (conflictos estudiantiles o docentes, violencia, etc.) o en cualquier otro campo. No tenemos una prensa de excesiva calidad; será la que nos merecemos.

Juan Luis dice:

Hola, Enrique, te felicito por tu artículo y me gustaría dejar un apunte sobre el tratamiento gráfico de la Educación en nuestros medios y que me h llamado simpre la atención; el cómo para ilustrar cualquier noticia que desprenda morbo o algún aspecto negativo, como tú reseñas, siempre se utilizan imágenes fácilmente reconocibles de la escuela pública, aunque la noticia se refiera a la educación privada concertada. Casualidad de las casualidades, ¿no?

Antonio Castellano dice:

No sé si has caído en la cuenta, Enrique, pero todos los que suelen ser señalados como supuestos “expertos” (¿?¡!) en Educación son personas que o bien hace muchísimos años que no pisan un aula de Secundaria o, incluso, que no la han pisado jamás. ¡Jamás! Bueno, sí, “la pisan” para ir a hacer alguna supuesta “investigación” (¿?¡!). Podríamos hablar mucho de las denominadas “investigaciones”. Si en Biología, Física, Química, … suele haber un cierto componente de fraude, en campos tan, digamos, etéreos como la Psicología, la Educación, etc., ni te cuento.
Te lo digo porque parece haber una curiosa contradicción: muchos de los que se quejan son los que están en el aula; mientras que los que no están en el aula dicen que no es para tanto o, incluso, que no es así. En otras palabras, que los docentes están equivocados en sus sentimientos, vivencias y percepciones diarias; que ellos, los llamados “expertos” (¿?¡!) desde fuera saben mucho más lo que pasa dentro.
Dejo en el aire quién tiene más o menos razón. Esa discusión no suele llega a ninguna parte, pero sí quiero señalar esa aparente paradoja.
Para que lo veas más claro, dejo un enlace de una noticia que aparece hoy mismo en lo que va quedando del diario El Pais: un profesor de Química de 2º de bachillerato se pregunta amargamente cómo puede aprobarse a una alumna ¡de 2º de Bachillerato! con un 0 (cero). Legal es, pero….
http://elpais.com/elpais/2012/06/29/opinion/1340985767_419741.html
Por tanto, Enrique, si escuestionable las versiones de la Educación de los que están dentro, supongo que habrá que analizar las versiones de los denominados “expertos” (¿?¡!) que desde hace muchísimos años, o siempre, han estado fuera.
Saludos.

Deja un comentario