Menú

La Tiradera

Un blog de Enrique Bethencourt

PSOE, tragedia griega

Poco después de que conociéramos las encuestas que sitúan al otrora gobernante PASOK al borde de convertirse en una opción extraparlamentaria en Grecia, con poco más del 5% en expectativa de voto, las elecciones autonómicas en Galicia y en Euskadi suponían un auténtico batacazo para el PSOE, con un retroceso global de casi 337.000 votantes entre las dos comunidades históricas. Confirmando los peores pronósticos que daban la mayoría absoluta al PP en Galicia, con importante descenso del PSG, y el rotundo triunfo nacionalista en Euskadi, pasando los socialistas de segunda a tercera fuerza en esta última Comunidad.

En efecto, en Galicia los socialistas que lideraba, es un decir, el gris Pachi Vázquez, pasan de los 524.488 sufragios y 25 escaños de 2009 a los 293.671 y 18 de la jornada electoral de este domingo. Es decir, el PSG-PSOE pierde, del bolichazo, el 44% de los votos.

Y no creo que les consuele que el vencedor, el PP de Feijóo, retroceda en 135.493 votos, el 17,2% de su electorado de las anteriores autonómicas, que no es poca cosa; y  tampoco que el BNG (10,16%, lejos del 16,01% de 2009) cayera en picado –pasando de tercera a cuarta fuerza en el Parlamento- devorado por la AGE de Beiras, que se beneficia del PSOE y de los nacionalistas y supera las 200.000 papeletas (13,99% y 9 escaños).

El retroceso de las fuerzas progresistas ha sido una constante en Galicia. En 2005 sumaban entre PSG y BNG 867.557 papeletas, pasando a 795.200 en 2009 y a los 639.161 de 2012, en este último caso entre PSG-PSOE, AGE y BNG. Es decir que desde 2005 a este 21-0 han  retrocedido un 26,3% de votos, uno de cada cuatro se ha difuminado.

Los comicios gallegos contaron con una abstención del 36,2% (832.678 ciudadanos y ciudadanas no aparecieron por las urnas). Aumentaron los votos nulos, de 15.223 (0,89%) al 37.472 (2,55%), al igual que los blancos, de 28.071 (1,41%) a 38.410 (2,69%). Y los partidos que han quedado fuera del Parlamento (entre ellos la UPyD de Rosa Díez y el grupo de Mario Conde) suman 97.797 sufragios, once mil más que en 2009.

Euskadi

Respecto a las vascas, el PSE-PSOE retrocede en 106.173 votos, una pérdida de un tercio de los que otorgaron la confianza a Patxi López hace apenas tres años.

El retroceso en escaños del PSE (de 25 a 16) era lógico que se produjera, por la irrupción de EH-Bildu (21 escaños), que quita diputados a todos los partidos, aunque no en semejante medida; y el que se produce en votos, como señalaba, es más que notable. Más aún si se analiza su gestión de gobierno, sin grandes sobresaltos, coincidente con el ansiado adiós a las armas de ETA y con un razonable mantenimiento de los servicios públicos en el País Vasco pese a la crisis económica global.

López pagó los platos rotos del incremento del nacionalismo tras el cese de las armas, especialmente el vinculado a la legalizada izquierda abertzale y, también, del hundimiento del PSOE como referencia de la socialdemocracia en el conjunto del Estado español. También, por lo que se ve, en Euskadi.

Por otro lado, en el País Vasco la abstención fue del 34,17% y el porcentaje de votos nulos y blancos muy inferior al de Galicia, 0,8% y 1,29% respectivamente. 83.872 sufragios se quedan sin representación parlamentaria. El mayor drama es el de IU, fracturada en EB (17.301 papeletas), la de Madrazo, y la reconocida por la estatal, Esker-Anitza (30.179); juntas hubiesen logrado entrar en la Cámara de Vitoria/Gasteiz.

Cataluña

Tras los duros resultados de Galicia y Euskadi, y las encuestas que apuntan a una catástrofe similar en Cataluña, cabe preguntarse si el PSOE se ’heleniza’ y lleva el mismo camino del PASOK. No es fácil la respuesta, aunque los sucesivos sondeos nos presentan a un partido a la baja, pese a los brutales recortes del PP y el rechazo a los mismos por amplias capas sociales.

Ni el Congreso de Sevilla solucionó sus problemas ni el liderazgo de Rubalcaba (cuestionado por los propios votantes socialistas y, como se ve estos días, por muchos dirigentes y militantes) y la oposición tibia que hacen parece satisfacer al votante de izquierdas, que prefiere refugiarse en la abstención o apoyar a fuerzas políticas más combativas. Como bien señala el exalcalde donostiarra y diputado Odón Elorza en Twitter, “la ciudadanía no nos ve como fuerza para hacer otra política diferente, para salir de la crisis. Y aunque hacemos oposición no nos creen.”

Cataluña, si se confirman los negativos presagios, puede ser la estación definitiva de este Vía Crucis que vive actualmente la socialdemocracia española. Ya no valen los paños calientes ni los continuismos, esperando que se produzca el milagro solo favorecidos por los errores del contrario. El PSOE puede estar viviendo su particular tragedia griega.

————-Puedes seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

Kepa Junkera, Iñaki Zabaleta e Imanol Urkizu : ‘Zer espero’

http://www.youtube.com/watch?v=XYGhsox3p8A&feature=related

Comentarios

Ana Delia García Afonso dice:

Pues a mí esa “tibia oposición” del PSOE de Rubalcaba me parece que es lo que toca en estos momentos.

arnaldo martin dice:

El PSOE hace tiempo que dejó de ser socialista, pero ahora no es ni progresista, por lo menos en cuanto a sus dirigentes.
Sus votantes se han dado cuenta, pero, en su estupor y resintimiento ante el engaño, todavia no son capaces de votar a otras opciones de izquierda. Por lo menos no mayoritariamente

Deja un comentario