Menú

La Tiradera

Un blog de Enrique Bethencourt

2012, un meteorito neoliberal

Ha sido muy importante el retroceso social, político, económico y de libertades y derechos experimentado en España en este 2012 que camina su último y renqueante trecho. Aunque, para ser justos, el mismo se inicio un tiempo antes. No es correcto decir que todo lo han hecho los que llegaron al Gobierno hace ahora un año. Sería faltar a la verdad.

La demolición, obligado o no, la comenzó el entonces presidente Zapatero a partir de aquel trágico mayo de 2010, y la culminó con la reforma de la Constitución en beneficio de los mercados y la siempre ganadora Banca.

Rajoy la ha acelerado y la ha llevado a niveles máximos, incrementando cada vez más el sufrimiento de mucha gente: “muy agresiva” reforma laboral, copago sanitario, contrarreformas educativa y judicial, subidas de impuestos a trabajadores y clases medias, desmantelamiento de la Sanidad y la Educación, desprestigio permanente de los trabajadores públicos y demonización de los sindicatos, incumplimiento de sus promesas sobre las pensiones…

Hoy somos más pobres que ayer y menos que mañana. La próxima Encuesta de Población Activa (EPA), la correspondiente al cuarto trimestre del presente año, que conoceremos a finales de enero, probablemente incluirá a más de seis millones de desempleados; el 2013 acelerará la destrucción de empleo, especialmente en el sector público. Y lo que hasta ahora eran derechos de todos se convierten en pingües negocios para unos pocos.

Austeridad

Y lo seremos, más pobres digo, por mucho tiempo. Intermón Oxfam habla en su último informe de 18 millones de pobres en 2022, el 38% de la población, trece puntos más que los datos actuales y seis millones de damnificados más “si se mantienen las medidas de austeridad y los recortes sociales”. Y los responsables de las políticas antipersonas, en Berlín y en Madrid, no parecen tener voluntad alguna de rectificar.

¿Es modificable la actual situación? Sí, con un cambio profundo de las políticas económicas que pasen de obsesionarse con los recortes a recaudar más y redistribuir mejor; haciendo que paguen más impuestos los que más tienen y persiguiendo el enorme fraude fiscal.

El economista Manuel Lago Peñas destaca en un artículo, Motivos para indignarse, http://bit.ly/12htquE, publicado el pasado mes de octubre en La Voz de Galicia, que mientras un asalariado español paga proporcionalmente por IRPF e IVA más de lo que hacen la mayoría de los trabajadores de la Unión Europea, no sucede lo mismo con la parte empresarial.

Asegurando que ”la Agencia Tributaria acaba de publicar un informe con un resultado sorprendente: a pesar de que en España el tipo oficial del impuesto de sociedades es del 25% para las pequeñas y del 30% para las grandes empresas, en los tres últimos años tributaron tan solo por el 10% de sus beneficios. Y la comparación con la media europea es otra vez ilustrativa, porque con tipos nominales similares el tipo efectivo medio en los países euro fue del 26%, casi el triple que el nuestro”.

Las cifras resultantes de tales políticas son escandalosas. En 2011 los ingresos derivados del IRPF fueron  68.557 millones (4.000 más que en 2006); y los procedentes del impuesto sobre el consumo 51.580, un poco menos que los 52.817 de 2006. Mientras los ingresos recaudados por el Estado derivados de las cargas impositivas sobre el capital han caído en picado (se reducen nada más y nada menos que un 68%), partiendo de unos iniciales 41.675 millones de euros en 2006 para alcanzar los 13.383 millones en 2011, es decir, las empresas pagan ¡28.800 millones menos!

Resulta inmoral y desvergonzado que en España, del global de la recaudación de las haciendas públicas, más de un 80% provenga de los asalariados y las clases medias, por el IRPF y los impuestos al consumo, y menos del 20% a empresas y capital.

Insolidario

Estas cifras dejan completamente al desnudo un sistema fiscal enormemente injusto, que no tiene nada de progresivo y que hace que el sostenimiento del Estado descanse sobre las rentas del trabajo, mientras las del capital tienen un mucho menor compromiso. Es decir, dibujan un país desequilibrado y profundamente insolidario, donde se ahondan las diferencias entre ricos y pobres.

Y en el que una parte no parece dispuesta a arrimar el hombro. Aquí no hay ricos como los ‘Millonarios Patriotas por el Fortalecimiento Fiscal’ de Estados Unidos, que solicitan  a los legisladores que incrementen los impuestos a personas con ingresos de al menos un millón de dólares al año. Más bien todo lo contrario. O piden que se les rebajen los impuestos o enmascaran sus ganancias (como sucede con muchos profesionales liberales que ganan millonadas pero declaran una centésima parte) o, directamente, colocan el dinero fuera.

Se acaba 2012, no el mundo. Aunque en este año se ha derrumbado, o mejor ha seguido derrumbándose, parte de nuestro mundo. El de una sociedad con ciertos niveles de equidad y con unos aceptables servicios públicos. En pocos años hemos retrocedido décadas. Y no por los efectos de un meteorito u otra catástrofe, sino por la imposición de una ideología conservadora y neoliberal en la que las personas y su bienestar importan bien poco.

En estos momentos no hay demasiadas razones para el optimismo. Es evidente que destruir es siempre mucho más sencillo que construir. Aún produciéndose cambios profundos en la orientación de las actuales políticas en el próximo período, lo que visto el panorama político y social no parece demasiado probable, tardaríamos muchos años en recuperar lo perdido.

———-Puedes seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

Mercedes Sosa: ‘Todo cambia’

http://www.youtube.com/watch?v=hf2cnIDyKL8

Comentarios

Cordura dice:

Para mí está claro desde hace tiempo (por desgracia, pues se sufre más) que quieren acabar con todo. Es una operación orquestada para destruir no solo el estado del bienestar, sino el estado de derecho. Y además, de dimensiones globales (planetarias), por lo cual solo una convergencia entre los pueblos podría evitarlo. Pero ya parece demasiado tarde…

Saludos y gracias por esa sensata y documentada reflexión.

Muy interesante, yo aportaría dos enfoques más, que nos hunden en el agujero:
Las empresas que pagan, tributan a tipos ridículos. Oficialmente, porque la cantidad de bonificaciones fiscales que tienen es apabullante, y los tipos efectivos bajan aún mas.
Pero es que tenemos cosas como:
Las Sicav
http://www.20minutos.es/noticia/1168910/2/sicav/abuso/grandes-fortunas/
Las ETVE’s, o entidades de tenencia:
http://elpais.com/diario/2011/02/27/economia/1298761202_850215.html
Nuestro magnífico IBEX35:
El 86% de las empresas del IBEX35, que directamente tributan en…. PARAISOS FISCALES
http://economia.elpais.com/economia/2012/02/09/actualidad/1328789436_442040.html

Y no olvidemos, que todos los recortes se dan…… para salvar bancos privados con dinerito público:
http://cadavezmasclaro.wordpress.com/2012/12/19/la-crisis-no-es-culpa-de-los-estados-y-si-de-los-bancos-falsas-ideas-inculcadas-iii/

latiradera dice:

Cierto todo lo que aportas. Es insultante esta situación.

Totalmente de acuerdo, pero el desmantelamiento del Estado de Medio Estar que teníamos, o como yo le llamo de Estar por Casa, empezó mucho antes, con frenazos, pasos adelante y atrás. Si te apetece échale un vistazo a esta entrada de mi blog: LA PRIVATIZACION DE LA SANIDAD Y EL INFORME ABRIL MARTORELL http://elblogdejuanvi.blogspot.com.es/2012/09/la-privatizacion-de-la-sanidad-y-el.html .

latiradera dice:

Muy interesante tu artículo del que comparto casi todo. Solo un pero, al menos en nuestro caso las transferencias sanitarias supusieron un cambio radical; pasamos del total abandono al crecimiento en instalaciones hospitalarias y centros de Salud en todos los territorios insulares; y a plantillas dimensionadas. Cierto que ahora sufrimos relevantes recortes, de manera especial por la pésima financiación de nuestra Comunidad (800 millones anuales por debajo de la media de las CCAA), cuando prestar servicios sanitarios o educativos es más caro en una Comunidad fraccionada en siete territorios (ocho, si contamos La Graciosa que también dispone de centro de salud y colegio).

Recibe un fuerte abrazo desde Canarias.

Deja un comentario