Menú

La Tiradera

Un blog de Enrique Bethencourt

Abucheadores y abucheados

En las redes sociales observo todo tipo de  reacciones ante los sucesos acontecidos en la manifestación antidesahucios celebrada en Madrid, una de las muchas y multitudinarias marchas del fin de semana que confirman la sensibilidad y el cabreo ciudadano ante uno de los problemas más dramáticos: el de los cientos de miles de familias que se han quedado sin vivienda por la voracidad de los bancos. Junto a la satisfacción por el notable éxito de la convocatoria se mezcla, en muchas ocasiones, el poco disimulado placer por la expulsión de la misma de algunos dirigentes socialistas. Pero vayamos por partes.

En primer lugar, la acción contra Juan Fernando López Aguilar y Beatriz Talegón, logra un efecto perverso: que se hable más de ella, de la menor o mayor agresividad de un grupo de manifestantes, que del evento en sí, mucho más trascendente. Por cierto, no aplaudo esa actitud como tampoco comparto que se amenace con perseguir a un diputado si no vota a favor de ‘mi propuesta’, por justa y razonable que sea, afecte al tema de los desahucios o a cualquier otra materia. ¿Lo aceptaríamos si los amenazantes fueran por ejemplo, grupos antiaborto o defensores de la energía nuclear?

En segundo, y no por orden de prioridades, muestra un preocupante nivel de intolerancia por parte de personas que deben creerse con la capacidad para discernir quién debe estar en la movilización y quién no reúne méritos suficientes para formar parte de la misma. Y que deben contar con el medidor del nivel de decencia y coherencia necesarios para contar con el nihil obstat manifestante. Probablemente, el extendido y peligroso discurso antipartidos y antipolítica puede tener algo que ver con lo sucedido.

Movilizaciones

Miren, he estado en buena parte de las movilizaciones de los últimos años en mi ciudad, Las Palmas de Gran Canaria. Muchas minoritarias, como la que coincidió con la apertura del Europeo de Fútbol, teóricamente a favor de la enseñanza pública y convertida por las seis decenas de manifestantes en foro anticapitalista y antiimperialista.

Otras multitudinarias, como las de la huelgas generales, más de 70.000 personas; plural a tope: sindicalistas, grupos cristianos, nacionalistas, izquierdistas, personal de los sectores públicos… y, también, gente del PSOE. Y me pareció bien que se sumaran a la protesta contra la reforma laboral y las políticas que ahogan a los ciudadanos y destruyen los servicios públicos.

Esto no supone eximir al PSOE de su responsabilidad en buena parte de lo que pasa. Sé que muchos de sus militantes más reflexivos así lo piensan: es necesaria una autocrítica sincera de los errores cometidos y, especialmente, de decisiones como la consagración constitucional del déficit y la deuda con la reforma del artículo 135 de la Carta Magna. Un auténtico golpe de Estado promovido por Zapatero y perpetrado por los dos grandes partidos a espaldas de la ciudadanía. Esa autocrítica es imprescindible si quieren empezar a recuperar credibilidad. Hoy la tienen en sus niveles más bajos.

Reconocimiento

Pero volvamos a los desahucios. Creo que el protagonismo de este asunto le corresponde a la PAH que ha realizado un trabajo denodado, colocando en la agenda mediática y política un problema que quedaba constreñido no hace mucho a las personas que lo sufrían. Merecen el aplauso y el reconocimiento. Y, sobre todo, continuar apoyando sus esfuerzos por transformar esa dolorosa realidad con una ley justa, no como la actual volcada por completo a los muy particulares intereses de la banca y que desprecia el sufrimiento de las personas.

Cuando un movimiento tiene una gran visibilidad y reconocimiento social se corre el peligro de que algunos intenten patrimonializarlo de forma oportunista.

Por lo que sé, Aguilar y Talegón no llegaron a tanto: se sumaron a la mani, no se pusieron a la cabeza de la misma, bueno estuviera.

Si su actitud se considera criticable, ¿cómo lo sería la de algunos sectores de la izquierda que intentan apuntarse el tema de los desahucios como si fueran ‘los únicos’ que apoyan la causa? Discurso que luego se lleva a casi todo: ‘izquierda verdadera’ , ‘única alternativa’, ‘auténtica izquierda’, etcétera. Hasta el ridículo de sumarse a una movilización contra los diputados (contra todos, neoliberales o no, defensores de  lo público o enemigos acérrimos, sin el menor matiz, todo `pintado a brocha gorda) como si ellos fueran marcianos.

Estoy convencido de que la mayoría de la gente que apoya el movimiento contra los desahucios no simpatiza con los excesos de ese grupo de manifestantes en Madrid. Considero que, en definitiva, abucheadores y abucheados tienen muchas y diversas cosas que reflexionar. Lo del sábado pasado no es un buen precedente. Y no lleva a ningún lado bueno. El PSOE, abucheado, padece su merecido calvario (como confirman las encuestas) y ha de cambiar profundamente si no quiere convertirse en un partido irrelevante. El problema de los otros, los abucheadores, es distinto: es el de las vanguardias poseedoras de la verdad que, al final, terminan manifestándose solas; coherentes y sin la menor fisura hasta el extremo, pero sin nadie detrás.

———–Puedes seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

‘Batucada para timple’, por Toñín Corujo. No se la pierdan.

http://www.youtube.com/watch?v=O0jEYeGzY7I

Comentarios

Raquel dice:

En mi opinión no podemos olvidar que los desahucios se han producido desde la lesgislatura del PSOE, no menos culpables por supuesto que los del PP. En los momentos en los que vivimos no podemos evitar que hayan ciertas “tiranteses” contra los políticos y no digo “violencia” por supuesto, ni la apoyo pero no olvidemos que los políticos han contribuido a que la situación haya llegado a la situación en la que estamos. López Aguilar respresenta al PSOE, y su imagen está ligada estrechamente al PSOE y las acciones que realizaron cuando estaban en el gobierno. ¿Que pasaría si alguien del PP acudiera también a la manifectación? La gente no apoyaría que estuviera allí. Entiendo que todos los políticos no están al 100% de acuerdo con las medidas que adopta su partido, pero quizás haya llegado la hora entonces de que se dé la cara entre los políticos y admitan publicamente quienes apoyan y quienes no que medidas de sus partidos políticos.
Así que lo que se pide entre los ciudadanos es que los políticos sean claros y nos digan realmente cuales son sus valores como políticos …pero valores de verdad…y dejen de ser oportunistas en función de los que les convengan. ç

El comentario de Melchor Nuñez tiene una dosis de realimo nada despreciable. “Ni ser antisistema de este sistema es sinónimo de querer un sistema mejor:” gran frase. me la quedo amigo.

Sr. Enrique: su artículo “Abucheadores y abucheados” será validado o invalidado en el mes de Marzo, justo cuando cuando la ILP termine su recorrido por el parlamento y veamos en qué quedan los mínimos contenidos en dicha iniciativa ciudadana. Si queda en nada o casi nada entonces, los “abucheadores” no serán intolerantes personas que creen que tienen la capacidad para discernir quién debe estar en la movilización y quién no, sólo serán ciudadanos muy cabreados, informados, con muy buena memoria, capaces de discernir quienes les utilizan, que ya no pueden ser cegados ni siquiera con una nueva “estrella” tal vez “fugaz” del firmamento PSOE y que están cansados de que lo “políticamente correcto” sea la puerta trasera para entrar y salir de las ideologías…
Si convengo con Vd. en que el abucheo a Juan Fernando López Aguilar y Beatriz Talegón, logra el efecto perverso de cambiar el punto de mira…

Un simple ciudadano sin ningún carnet político ahora y siempre.

melchor núñez dice:

Estimado Enrique, mal vamos, si. Pero no hay porque suponer que todos los manifestantes están bineintencionados y son progresistas. Ni tienen motivos para manifestarse en todos los casos. Ni ser antisistema de este sistema es sinónimo de querer un sistema mejor: Ya sabes que el fascismo siempre acecha, y también es un sistema. Sin que sirva de disculpa al oportunismo de Juan Fernando, haciendose acompañar en la “manifa” por el último -y tal vez efímero- hallazgo mediático. Un saludo.

Jose dice:

López Aguilar era Ministro de Justicia cuando se impulsó los desahucios expres. No sé si se entiende que su presencia en una manifestación contra los desahucios puede, cuanto menos, parecer un ejercicio de cinismo difícil de describir.
La reacción de unos cuantos manifestantes ayer yo la calificaría más que nada de hartazgo ante la caradura de algunos políticos que quieren seguir aprovechándose de cualquier situación para sacar réditos políticos partidistas. No creo que nadie sea tan ingenuo de pensar que López Aguilar y Talegón aparecieron ayer en la manifestación (aparecieron casi al final, cuando estaba acabando) para otra cosa que no fuese salir en la foto.
Está mal echar a personas de una manifestación pero también está mal querer aprovecharse de los demás para conseguir mejorar la imagen de un partido.

Por favor,no mientas como los ppepperos.Se incorporaron desde el principio.De todas formas te diré que estan alejando a las personas que respetan, de las manifestaciones.Muchisimas de ellas,pertenecen al millon y medio de personas que pusimos la firma para solicitar la tramitación en el Parlamento,¿Nos van a prohibir tambien que por pertenecer al psoe,vayamos a ellas?

Creo que estas dos personas pueden entrar en la pequeña minoria de politicos honestos.

También creo que estaban en el momento y lugar equivocados.

¿ Si estigmatizamos a todos los politicos en quienes podremos confiar nuestros asuntos ?

Desde luego no a un técnocrata o un Berlusconi.La gente tiene memoria.

Y aún se acuerdan de que durante los gobiernos de Zapatero ( PSOE ) se produjeron en España 270.000 desahucios.

Y aún más reciente la gente se acuerda de cuando el PPSOE reformó la constitución para priorizar el pago de los intereses de la banca en perjuicio de la sanidad y la educación. De todas formas,todo el mundo tiene el derecho a manifestarse donde quiera. Y es lamentable que manifestantes que quieren un mundo mejor demuestren tanta intolerancia con sus abucheos y zarandeos. Mal vamos así.

Jartito dice:

Esta bien, tienes razon

Deja un comentario