Menú

La Tiradera

Un blog de Enrique Bethencourt

Impunidad: no sólo Hellín, también Matute

Nos hemos quedado profundamente escandalizados al saber, por un reportaje publicado por el diario El País, que Emilio Hellín Moro, militante de la extrema derecha condenado en 1982 a 43 años de cárcel por el brutal asesinato de Yolanda González en 1980, ha cambiado de nombre y asesora desde hace mucho tiempo a la Guardia Civil.

Constituye una muestra de la impunidad con la que se resolvieron muchos asuntos de enorme gravedad en la transición. Entre otros el 23-F, con generosas penas a los implicados y sin que se sepan todos los nombres e interioridades de la intentona golpista.

Pero este no es el único casotan triste como vergonzoso. Les apunto otro, seguramente escasamente conocido fuera de Canarias y dentro de las Islas solo rememorado por los que, por edad, nos tocó vivir el final del franquismo y el comienzo de la andadura democrática.

Torturas

Me refiero al asesinato del obrero Antonio González Ramos, militante de CCOO y del PUCC,  a manos y piernas del comisario José Matute. Este, experto en artes marciales, se cebó con Antonio hasta matarlo a golpes en la sede de la comisaría de policía de Santa Cruz de Tenerife, el 29 de octubre de 1975. Luego trataron de ocultar el crimen, diciendo que González Ramos se había lanzado fuera del coche policial en un traslado, al igual que hacían con los tiros al aire que causaban numerosos muertos y heridos.

Otros militantes de la izquierda canaria de entonces, alguno ocupando hoy escaño en el Senado, también fueron víctimas de las palizas del  ultraviolento comisario, aunque con mejor fortuna que Antonio.

Posteriormente, Matute huyó a Venezuela pensando que no corrían buenos tiempos para los torturadores en plena efervescencia democrática. Pero regresó tras la amnistía de 1977.

Dirección General

El periodista Julián Ayala recuerda que el comisario se reincorporó a la policía y que “para más escarnio, uno de sus últimos destinos en la Dirección General de Seguridad, en Madrid, fue en el departamento de elaboración y custodia de los datos de las personas detenidas”. Y, no puedo ocultarlo ni olvidarlo, el nombramiento fue realizado por un Ministerio del Interior socialista.

No serían los únicos casos de muertes impunes en el Archipiélago. En el mes de septiembre de 1976 fallecía tiroteado por la policía el joven tinerfeño Bartolomé García Lorenzo. Los hechos sucedieron en su casa del barrio de Somosierra, en Santa Cruz de Tenerife. La policía argumentó que lo había confundido con ‘el Rubio’ (con el que no guardaba parecido alguno, por cierto), un delincuente posteriormente condenado por el secuestro y muerte del industrial Eufemiano Fuentes.

Más tarde, en diciembre de 1977, el estudiante grancanario Javier Fernández Quesada, murió por una bala disparada por un guardia civil en el campus de la Universidad de La Laguna. Lo conté en este post: ’12 de diciembre, crimen impune’ http://wp.me/p1SYpM-eD

En ninguno de los tres casos relatados, los de Antonio, Bartolomé o Javier, sus responsables padecieron condena alguna. La transición no ha sido tan ejemplar como nos la han querido pintar. Ni mucho menos.

———–Puedes seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

Víctor Jara: ‘Te recuerdo Amanda’

http://www.youtube.com/watch?v=GRmre8ggkcY

Comentarios

[…] Impunidad: no sólo Hellín, también Matute  […]

Juan Luis dice:

No se trata de contraponer una cosa y la otra, sólo denotar como ayer y hoy los cuerpos de seguridad (?) siguen funcionando con total impunidad con respecto a sus actos. En el último año y medio hay ejemplos suficientes por no ir más atrás. Con esta realidad, siempre habrá pirados (en todas las profesiones las hay), que piense que tratar a la ciudadanía como basura no tiene nunca consecuencias

Pedro ángel Jimenez Alamo dice:

No se puede juzgar la ejemplaridad de la transición solo por estos tres casos seria muy simplista

[…] que el gobierno de España nos quiere engodar ahora, y empatamos con la escalofriante noticia de la colaboración estrecha entre fuerzas policiales y asesinos ultraderechistas. Cosas de la transición ejemplar, y tal. Acabamos volviendo a hablar de lucha, y es que el […]

Tinejo dice:

Tantas son las historias macabras que se siguieron sucediendo en el período de falsa transición de las que no tenemos pleno conocimiento, y sus nefastos protagonistas, en su gran mayoría, caminan impunes entre nosotros, algunos hasta dando lecciones cuando lo único que han mostrado es su inculta rabia.

http://casaquerida.com/2013/02/24/sobre-cogedor/

siento mucho las injusticia por los partidos politicos de lo que le hicieron a esas personas por culpa de los politicos.hoy dia pasa lo mismo pero el pueblo no se quedara parado ante tanta injusticias.espero que la casa del rey haga algo mas que oir las noticias y ayudar a nuestro pueblo español.emmanuel soler padilla

Deja un comentario