Menú

La Tiradera

Un blog de Enrique Bethencourt

Elecciones en Venezuela. Tres notas urgentes

Las elecciones celebradas en Venezuela este domingo han dado una victoria muy estrecha de Nicolás Maduro sobre Henrique Capriles, muy lejos del resultado previsto por las encuestas que auguraban una holgada diferencia a favor del candidato que Hugo Chávez propuso como su sucesor.

La diferencia entre Maduro y Capriles es de apenas 1,59 puntos, menos de 235.000 sugrafios. Cierto que esto también ha sucedido en otros comicios presidenciales. En las francesas de 2012, Hollande sacó el 51,64% y Sarkozy le pisó los talones con un 48,36%. O en las salvadoreñas de 2009, en que el FMLN se impuso con el 51,3%, muy poquito por delante de ARENA (48,7%). No digamos ya las estadounidenses de 2000, que perdió Al Gore ante George Bush, con una diferencia de apenas 500 votos. Y en las mexicanas de 2006 que Felipe Calderón ganó a López Obrador por 0,56 puntos de diferencia (35,89% frente a 35,33%) (1).

Pero no es sólo la escasa diferencia de papeletas entre ganador y perdedor. Están también las inevitables comparaciones con las presidenciales de octubre. Cierto que marcadas por el enorme carisma de Hugo Chávez, del que no parece gozar Maduro. El presidente electo ha perdido 685.744 votos respecto a los que sacó Chávez; y Capriles ha crecido en similar medida, 689.099 sufragios. ¿Trasvase de votos? ¿La apertura de alguna fisura en el partido gobernante?

La abstención, de manera sorprendente, también se ha incrementado, al pasar del 19,44% al 21,89%. Resulta llamativo que en unas elecciones tan polarizadas cerca de 3.700.000 ciudadanos y ciudadanas no se pronuncien en las urnas.

Capriles se mueve entre dos efectos de distinto signo para su persona y liderazgo. El positivo de haber mejorado sustancialmente los resultados de 2012. Y el negativo de cosechar una segunda derrota; y esta vez no ante el ciclón carismático de Chávez, sino frente a un candidato mucho más verde y que parece suscita menos entusiasmo popular, aunque haya triunfado en las urnas.

Maduro tiene ante sí una ingente tarea de consolidación de su liderazgo, en buena medida heredado. Así como retos importantes en materia económica y en combate abierto contra la lacra de la violencia. Además de analizar esa, parece que evidente, fuga de votos; y lograr sintonizar con esa parte del pueblo venezolano que, pese al indudable éxito de muchas de las políticas sociales chavistas (reconocido incluso en la campaña por el líder opositor) ha preferido apoyar a Capriles.

————–(1) Entonces el periódico El País editorializó bajo el título “Victoria justa” y, entre otras cosas, decía lo siguiente:

“La inapelable decisión del Tribunal Electoral de declarar la validez de los comicios del pasado 2 de julio y proclamar presidente electo al candidato derechista del PAN, Felipe Calderón, cierra definitivamente una página. Y debería llevar a su rival del PRD, el izquierdista Andrés Manuel López Obrador, a deponer su resistencia en la calle. Calderón sólo le ha sacado 234.000 votos o un 0,56%. Es una victoria ajustada, pero no por ello menos justa.

Ha llegado la hora de recomponer, no de seguir rompiendo platos. El Tribunal Electoral está libre de toda sospecha y ha actuado con profesionalidad. Su dictamen no es incondicional, pues ha planteado alguna duda. Para los magistrados, la irregularidad más grave la constituyeron las intervenciones, más o menos metafóricas, del actual presidente Fox, también del PAN, en favor de Calderón un mes antes de las elecciones, cuando debería haber respetado una escrupulosa neutralidad. Lo importante es que, aun cuando “no hay elección perfecta”, según la juez Alfonsina Navarro, el Tribunal ha considerado que no se ha vulnerado de forma “importante y generalizada” ninguno de los principios rectores del proceso electoral. Pero encontró irregularidades. Y aunque, según un sondeo de El Universal, el 71% de los mexicanos rechaza la resistencia civil de López Obrador, sólo un raspado 51% cree que las elecciones fueron limpias. Es algo a tener en cuenta”.

———–Puede seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

Orquesta Sinfónica Juvenil de Venezuela:

http://www.youtube.com/watch?v=42xuLa5wHEs

Comentarios

Capriles Presidente¡¡¡¡ dice:

¿Que problema hay en que se cuenten los votos en Venezuela? ¿Que podría pasar que contradigan lo que dijeron las maquinitas del CNE?

El oro y no precisamente de Moscú, marca el parecido…

Deja un comentario