Menú

La Tiradera

Un blog de Enrique Bethencourt

Canarias, afortunadas pero menos

En Canarias tenemos un excelente clima y una Naturaleza privilegiada, con cuatro parques nacionales –Teide, Timanfaya, Garajonay y Caldera de Taburiente– y playas de enorme calidad y belleza; casi el 50% del territorio se encuentra protegido. Se las denominó históricamente Afortunadas, pero parece que el azar, o mejor dicho la economía, les está jugando malas pasadas.

Ya la Encuesta de Población Activa (EPA) nos dio un dato terrible en el primer trimestre: 34,27% de desempleo, los terceros del Estado. Y un estudio, elaborado por el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE) y la Fundación Bancaja, confirmaba que éramos los primeros en pobreza de todas las comunidades autónomas, con un crecimiento del 21% entre 2008 y 2011. El CIS, por su parte, recogía otro dato terrible: un 17,8% de las familias canarias vive con menos de 600 euros al mes, duplicando la media estatal.

La historia se repitió este martes:  Canarias es la única comunidad autónoma donde el paro registrado se incrementa el mes de mayo. Entre enero y mayo, el desempleo registrado ha aumentado en las Islas en 11.447 personas.

Por otra parte, mientras en el conjunto de España, el número de afiliados a la Seguridad Social se incrementa en más de 134.000, en Canarias disminuye en mayo en 2.815 inscritos (-0,44%). Entre enero y mayo la bajada en inscritos a la Seguridad Social es de más de 16.000.

Sin prestación

Por último, el 44,9% de los parados canarios no cobra ya ninguna ayuda, cuando a nivel del Estado es del 41,8%. Es decir, hay 132.831 parados en las islas que no reciben ninguna prestación económica.

En ese contexto resulta bastante obsceno que el PP continúe poniendo obstáculos a la apertura de los comedores escolares en verano, como están haciendo algunos de sus alcaldes más preocupados por la pugna con el Gobierno de CC y PSOE que por el bienestar de los menores.

Por muchos errores que el Ejecutivo haya cometido en este tema, especialmente por poner en marcha una medida sin contar con los ayuntamientos, que tendrán que hacerse cargo de aspectos como la limpieza y la apertura de los centros educativos, no se justifica la insensibilidad social de los conservadores, ante la realidad incuestionable de niños y niñas que se alimentan adecuadamente gracias al comedor escolar, más de 8.000 lo hacen sin abonar cuota alguna en este curso que termina.

Las actuales políticas económicas que están deprimiendo la economía y destruyendo empleo, inciden de forma especial en Canarias. Como lo hizo la explosión de la burbuja inmobiliaria de los 90 y comienzos de este siglo. Además, nos perjudica el maltrato del Estado, con una financiación autonómica que nos coloca 800 millones de euros anuales por debajo de la media de las comunidades de régimen común o desacertadas medidas sobre las energías renovables o las tasas aeroportuarias.

Recortes

Pero también el Gobierno canario, dentro de su menor margen de acción, debe reflexionar sobre sus políticas. Los recortes educativos y sanitarios de los últimos años no son para sentirse orgullosos, ni mucho menos. Tampoco el haberse situado por debajo del déficit al que nos obligaba el Estado en 2012.

No hay salida de la crisis, ni perspectivas de recuperación del empleo en menos de una década. La solidaridad familiar y la economía sumergida atenúan la conflictividad y posibilitan todavía niveles de subsistencia cada vez más precarios. La próxima EPA, la del segundo trimestre, que conoceremos a final de julio puede colocar a las Islas en torno a los 400.000 desempleados.

Afortunadas, pero menos, pero mucho menos.

………………………..Puede seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

 Mestisay  ‘Sulema’

http://www.youtube.com/watch?v=ywYpIz2mokk

Comentarios

Ana Delia García Afonso dice:

Un desastre. Esta comunidad no sale para adelante, no tiene empuje. Somos unos flojos, reconozcámoslo. Y de dar clase, ni hablamos. Difícil es que trabajen en las aulas, en las islas mayores y menores. No sé cómo vamos a salir de ésta. S.O.S.

Deja un comentario