Menú

La Tiradera

Un blog de Enrique Bethencourt

Sumisión imposible

La que se ha montado con el libro publicado por el Arzobispado de Granada con el elocuente título de ‘Cásate y sé sumisa’. Una obra de la autora italiana Costanza Miriano que, en dirección contraria al avance de la mujer en el último siglo propone sin disimulo el sometimiento de las mujeres a sus maridos, dado que, señala, el papel del hombre “es encarnar la guía, la norma, la autoridad” y el de la mujer, “acoger la vida”. “Ahora es el momento de aprender la obediencia leal y generosa, la sumisión”, asegura Miriano.

Se hace desde una religión, la Católica, que sigue manteniendo una cruel marginación hacia las mujeres que no pueden ser sacerdotes, obispos ni, por supuesto, papas. ¿Se imaginan un club deportivo, cultural o gastronómico, que no permitiera a sus socias ser directivas ni presidentas?

Una Iglesia que sigue empeñada en un discurso negativo sobre la sexualidad, de marginación de los homosexuales y las lesbianas y de rechazo al uso de los anticonceptivos. Esto último pese a los riegos que supone para la salud su discurso sobre los preservativos, por ejemplo en al extensión del Sida.

Sexualidad y divorcio

Aunque luego sus bases, los católicos y las católicas, más o menos practicantes, como demuestra la reciente encuesta realizada por El País, se encuentren a años luz del pensamiento de la cúpula religiosa, y defiendan el divorcio, la vigente legislación sobre el aborto o los anticonceptivos.

Los argumentos de la Miriano no son nuevos. Ya vienen recogidos en publicaciones religiosas de hace 70 años. Como ‘Pureza y Alegría’, también de un italiano, Massimiliano Mazzel, que en los años cincuenta del pasado siglo, en pleno franquismo, se utilizaba en España para la formación moral de las chicas.

En efecto, en la referida obra se afirma  la mujer “si de veras ama, estará muy contenta de someterse y confiarse en todo a su marido, pero en realidad ella lo domina con su afecto”. Añadiendo que “si el hombre es propenso a la creación activa, a la investigación científica, a inventar, a organizar y a construir, la mujer puede afirmarse que es criada cabalmente para la maternidad, el amor de la casa, la aceptación de todo sacrificio, y la capacidad de cumplir generosamente sus obligaciones con dulzura y paciencia”.

Más recientemente, ya en el siglo XXI, hemos escuchado escandalosas declaraciones de obispos españoles sobre los abusos sexuales a menores (“Hay niños que van provocando”) o sobre los malos tratos a mujeres (“Les falta la paciencia que tenían las mujeres de antaño”).

Casaldáliga

Como bien señalaba el obispo Casaldáliga, la mujer sigue siendo fuertemente marginada en la Iglesia: en la liturgia, en los ministerios, en la estructura eclesiástica. Parece que el Papa Francisco quiere entrar a debatir espinosos temas, entre ellos el del papel de la mujer en la institución que preside.

Encontrará resistencias, sin duda, por parte de una cúpula profundamente misógina, como la que promociona libros como ‘Cásate y sé sumisa’. Sumisión imposible, injusta, absolutamente rechazable, para los que creemos en la igualdad entre mujeres y hombres y detestamos el patriarcado y sus terribles consecuencias que vulneran los más elementales derechos humanos.

——Puede seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

Víctor Jara: ‘Preguntitas sobre Dios’

http://www.youtube.com/watch?v=y9orT1dgPIQ

 

Comentarios

Esteban dice:

Que Dios les perdone por tan disparatadas publicaciones, amen.

ateo666666 dice:

Y luego nos sorprendemos con las noticias de mujeres maltratadas o asesinadas por sus parejas ¿no será que las víctimas no han sido lo suficientemente mansas y dóciles con sus hombres, esos varones a los que deben cristiana obediencia y sumisión? http://diario-de-un-ateo.blogspot.com.es/2013/11/no-sera-que-las-mujeres-victimas-de.html

Deja un comentario