Menú

La Tiradera

Un blog de Enrique Bethencourt

Cada 9 de noviembre…

Escrito hace un año, cuando se anunció la convocatoria de una consulta. Poco o nada hemos avanzado desde entonces en la búsqueda de entendimientos…

Cada 9 de noviembre…

Quiso la casualidad que la fecha elegida para la consulta catalana coincida con la canción de Cecilia, Un ramito de violetas, en el que un marido bien raro quiere ser a la vez secreto amante y muestra sus sentimientos a través de clandestinos poemas y de las flores que, “como siempre sin tarjeta”, remitía cada 9 de noviembre. Y también que, casualmente, ese sea el día de la festividad de Nuestra Señora de la Almudena, patrona de Madrid. Y, como me ha recordado algún lector, el aniversario de la caída del Muro de Berlín.

Ya tenemos despejadas algunas de las dudas. La Generalitat realizará, previsiblemente, la consulta en el otoño del próximo año. Con el apoyo de CiU, ERC, ICV, IUiA y CUP, se planteará a los ciudadanos y ciudadanas de Cataluña una primera pregunta “¿Quiere que Cataluña se convierta en un Estado? Sí o no”. A continuación, y en caso de respuesta afirmativa, habrá una segunda cuestión: “¿Quiere que este Estado sea independiente? Sí o no”.

Me resulta muy interesante la fórmula finalmente consensuada. Huye del frentismo independencia sí o no. Hay muchos catalanes que no comparten el actual status de relación entre su país y España, pero que tampoco quieren la independencia, defendiendo fórmulas federales.

Tres opciones

Y con este modelo de referéndum cabe rechazar cualquier cambio, votando no a la primera de las cuestiones; apoyar claramente un proyecto independentista, haciéndolo de forma afirmativa en las dos preguntas; y una tercera vía: posicionarse por un estado catalán en el marco de un estado plurinacional, votando sí  a la primera cuestión y no a la segunda.

El presidente Rajoy ya ha anunciado que no permitirá la consulta. Y Rubalcaba, por su parte, también rechaza la consulta y confía en frenarla legalmente. UPyD en la misma línea; Rosa Díez ha dicho que “la propia Constitución da instrumentos para que no se vulneren las leyes y para proteger el Estado de Derecho”, en alusión al artículo 155 de la Carta Magna. 

Una minoría de ultraderecha apuesta por la intervención militar para solventar el problema. Otros, más civilizados, ponen sobre la mesa una posible suspensión de la autonomía catalana, es decir, aportar gasolina para apagar el incendio. Las dos formulaciones sólo contribuyen a ahondar en la brecha, como lo hicieron las campañas de boicot al consumo de productos catalanes.

Además, creo que se cometió un grave error cuando el Tribunal Constitucional descafeinó el reformado Estatut, aprobado por el 88% del Parlamento catalán, ratificado por las Cortes y votado afirmativamente en referéndum por los hombres y mujeres de Cataluña. Se trata de un error muy grave que desprecia la soberanía popular y que no puede volver a repetirse.

La España mesetaria debería aprender y rectificar. Y reflexionar en profundidad sobre lo que ocurre. Las encuestas muestran que dos tercios de los catalanes son favorables al derecho a decidir sobre su destino como pueblo. Y que entre un 45% y un 55%, según distintos sondeos, desearía la constitución de un estado independiente. Unos datos que irán en aumento, por el entusiasmo que genera, especialmente, entre la gente más joven.

Amo a Cataluña y me encantaría que siguiera formando parte de un proyecto común de un estado federal y social, nada parecido al que estamos padeciendo. Creo que su posible marcha afecta a Cataluña y especialmente, por su pujanza económica y cultural, hace más débil a España. Pero soy completamente respetuoso con lo que sus ciudadanos y ciudadanas decidan. Las reacciones de los principales partidos y del Gobierno español creo que lejos de ayudar al entendimiento parecen dirigidas a imposibilitar un punto de encuentro. Nos queda menos de un año para el 9 de noviembre. Aquí parece que no nos mandamos ni tarjetas ni flores.

————–Puede seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

Lluis Llach: ‘Viaje a Itaca’

http://www.youtube.com/watch?v=eCz0y-IXbdc

Comentarios

gabriel dice:

El estado español es un proyecto hostil y vengativo hacia Cataluña; lo ha sido siempre, no es nuevo. Y, lo peor; se alimenta de esa hostilidad. Ha tenido demasiadas oportunidades para demostrar lo contrario. Ahora, ya se sabe que cualquier promesa es mentira, como lo fueron las anteriores, porque España es un proyecto hecho a medida de oligarcas, terratenientes y caciques con el beneplácito de enchufados, prebendistas y funcionarios. España es solo apariencia; es una gran mentira. Demasiado tarde. No puede hacerse un estado federal sin federalistas y en España los puede contar un manco con los dedos. Más bien al contrario, el estado español está infectado de fascistas disfrazados de pseudo-demócratas; a ambos lados del hemiciclo. Quedarse sería un suicidio, o peor aun, un asesinato consentido.

Jose dice:

Jamás he visto hostilidades hacia Cataluñá, más allá de los malos políticos. Y esos malos políticos están en toda España con Cataluña dentro. Y esos oligarcas, terratenientes, caciques, enchufados, prebendistas y funcionarios. También desgraciadamente, están en toda España, incluido Cataluña.

Miquel A. Ferrer dice:

Mientras PP, PSOE y UyPD sigan utilizando los insultos y ataques a Catalunya para ganar votos, no puede haber una solución para que Catalunya continue en España. Hoy la editorial del Financial Times té da la razón, Enrique.

jomule dice:

Totalmente de acuerdo!!

Hola, Enrique. Creo que hay que seducir para atenuar el desafecto que hay hacia España por parte de una mayoría de la sociedad catalana. El gran error es el frentismo y la crispación, que no hacen sino alimentar ese desapego. Gracias! Nacho

latiradera dice:

Gracias y desearte mucha suerte en esta nueva etapa.

joan baptista dice:

Añadir, si me permites, que en la enumeraciön de partidos que pactan en el parlament, fala Esquerra Unida i Alternativa ( que comparte coalición con ICV) creo que es importante destacarlo puesto que son las siglas de Iu en Catalunya.
Por otra parte creo que deberiamos incluir la posición de IU , que ha votado a favor del derecho a decidir, des de una posición federalista.

karlotti dice:

ME PREOCUPA, POR SUPUESTO, LA CONVERSIÓN DEL TEMA CATALÁN EN OTRA “COMIDA PARA LAS GALLINAS”, Solo hace falta escuchar las tertulias, esas pandillas de “tertulianos” (especie clonica)
para comprobar como se fabrica un escenario de confrontación y distracción, todo recuerda las campañas contra EUZKADI, la utilización cancerígena del “tema” ETA, años atrás, para que se nos pongan los pelos de punta.
MADRID, se levanta, se levanta lo peorcito del centralismo español, lo mas miserable y mezquino, y todos a una se desgañitan enmierdando mas aún lo que ya hiede por todos los rincones, esta ESPAÑA, esta MARCA ESPAÑA, puesta en venta, puesta en liquidación, por un Gobierno que administra ya sin pudor alguno el expolio mas miserable.

ESTE TEXTO RESUME MUY BIEN MI PARECER, MI POSICIÓN ANTE LA CUESTIÓN CATALANA.

yeagov dice:

La sentencia del TC de 2010 voló muchos puentes, y sentencias posteriores han ido volando puente tras puente, un grave error que cometió el Tribunal Constitucional pero del que son mayoritariamente los partidos españolistas, muy especialmente el PP, que ahora se escuda en la Constitución para impedir que los catalanes votemos.
Quien más ha contribuido al crecimiento del independentismo han sido el PP y el Tribunal Constitucional con sus recursos (PP) y sentencias (TC), aunque PSOE y UPYD, porqué las declaraciones de Rosa Díez sobre Catalunya, no son precisamente pensadas buscando el acuerdo si no claramente buscando el enfrentamiento, cual Milosevic hispánica de tres al cuarto.
Excelente escrito el suyo.

Josep dice:

Hola Enrique, si existiera la posibilidad de una España como la que propones muchos independentistas catalanes estaríamos sinceramente tentados a internarlo otra vez. Lamentablemente, no creo que esa posibilidad sea real. Un saludo,

Deja un comentario