Menú

La Tiradera

Un blog de Enrique Bethencourt

Conver qué? (Las ingenuidades de Garzón)

Me temo que el valor en alza en Izquierda Unida, Alberto Garzón, no ha entendido nada de lo que está pasando. O hace como si no entendiera nada, que no es lo mismo pero es igual para el caso que nos ocupa. Su insistencia en la convergencia con Podemos y en la responsabilidad histórica de quien no apueste por la misma es plenamente melancólica y está muy alejada de la realidad.

Seamos claros. Podemos no parece tener el menor interés en esa convergencia. Por puro cálculo electoralista, analizando con una balanza qué gana y qué pierde. Y, de forma inteligente o perversa, ustedes dirán, su cúpula prefiere tener a los de Lara (al político de izquierdas, que no al dueño de una cadena televisiva) a prudente distancia; bueno, sin eufemismos, cuanto más lejos mejor.

Digo lo que digo sin menospreciar a IU, a su compromiso, a la capacidad movilizadora y al trabajo de muchos de sus militantes y dirigentes. Pero los datos electorales, ese exiguo 5% que le otorgan las distintas encuestas, aunque no son la principal motivación, es cierto que no ayudan a que Iglesias, Errejón y compañía estén dispuestos a mover ficha a favor de un posible entendimiento. Más bien todo lo contrario, como está sucediendo con los Ganemos.

Porque, además, el actual núcleo de votantes de IU no garantiza que Podemos crezca. Por un lado, porque una parte significativa de ellos no está dispuesto a apoyar a una formación “ni de derechas ni de izquierdas” ni a formar parte de un proyecto socialdemócrata. Ni a diluir a IU hasta su más que posible desaparición.

Pero, y esto es mucho más relevante, es el meollo de la cuestión, una alianza con IU, una especie de Frente Popular, aunque no lo sea ni de lejos, podría hacer que Podemos pierda el aluvión de votantes que, como muestran todos los sondeos, provienen del PSOE y, también, del PP (hasta el 15% según señalan muchos de los institutos demoscópicos).

Garzón se equivoca. Los que aspiran sin disimulos a la centralidad del tablero político (como señalan en diversos documentos), a ocupar el espacio del PSOE, es más que probable que sientan a IU como un incómodo socio a evitar y no como un deseable compañero de viaje.

Pactos

Por otra parte, me preocupan las declaraciones del secretario de Organización de Podemos, Sergio Pascual, recogidas por los medios de comunicación este domingo http://bit.ly/1wqRviw . Pascual apuesta claramente porque tras las autonómicas y locales no se produzcan pactos de su formación con el PSOE ni en comunidades autónomas ni en ayuntamientos. “En Podemos tenemos clarísimo que la casta son el PP y el PSOE. Son iguales y han votado el grueso de las políticas que han llevado a este país a la ruina, en concordato”, asegura.

De ser así, el PP, pese a su retroceso, podría mantener varias comunidades y ayuntamientos clave en el conjunto del Estado. En el caso de mi tierra, Canarias, esa inhibición de los de Iglesias posibilitaría, por ejemplo, que el PP siguiera al frente del municipio más poblado, Las Palmas de Gran Canaria, del Cabildo de Gran Canaria, entre otras instituciones donde perderá la mayoría absoluta pero seguirá siendo el más votado.

Las posibilidades de ganar al PP y de sustituirlo al frente de los ayuntamientos pasan, inevitablemente, por acuerdos progresistas amplios en los que, en el 95% de los casos, se hace imprescindible contar con el PSOE.

En aras al objetivo de ganar las generales, de llegar al cielo de La Moncloa, se muestran dispuestos a dejar en manos conservadoras buena parte de los ayuntamientos. Un mal negocio. No sé si para ellos. Pero sí para millones de hombres y mujeres de este país que saben muy bien el impacto que las políticas que se desarrollan en las corporaciones locales tienen sobre sus vidas cotidianas.

—-Puede seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

Comentarios

[…] Sigue leyendo este análisis en el blog de Enrique Bethencourt, ‘La Tiradera’. […]

¿Y Ganemos? ¿No podría ‘ocupar’ un lugar en esos pactos?

Juanjo Triana dice:

En muchos municipios, por ejemplo en Candelaria, el PSOE está a la derecha del PP.

ificrates dice:

No es ingeniudad, desde hace meses se sabía que no querían converger, o se barruntaba. Pero los llamamientos a la convergencia, era para no quedar como los que la dificultaban. Es posible que se haya pasado y quedado por tonto para una minoria, pero para la mayoria ha quedado claro, y eso era lo que había que comunicar que pdms no quería la unidad.

KARATEKA dice:

Si que estoy de acuerdo con lo que planteas. No se sabe muy bien por qué, pero la suma con IU sería, sin duda una resta. Desgraciadamente, “la maldición del Abuelo” tiene vigencia todavía, subliminalmente, para mucha gente los comunistas siguen teniendo rabo y cuernos. Pero la convergencia con el PSOE en una reedición socialdemócrata–con todos los matices diferenciadores—tampoco se lo pondría fácil al PSOE. En definitiva, solo queda gestionar de la manera menos vergonzante posible ese capitalismo agonizante que, como en la pelicula de Peter Sellers, (El trompeta abatido que cae muerto y se vuelve a levantar) no sabemos cuanto tardará en morirse definitivamente.

Deja un comentario