Menú

La Tiradera

Un blog de Enrique Bethencourt

Votaré a Carmena (y a Gabilondo)

Tengo claro que hay que votar masivamente en estas elecciones locales y autonómicas de este domingo 24 de mayo de 2015. Para evitar que continúen los recortes y el desprecio a lo público. Para impulsar acciones contra el desempleo y la pobreza que pongan punto y final a las políticas anti-personas, como las tristemente famosas minas, que hemos padecido en las últimas legislaturas y que tantos desgarros, tantas amputaciones personales y sociales han causado, transfiriendo renta de los pobres a los ricos.

Para avanzar en las energías renovables. Para que la educación y la sanidad no sigan deteriorándose. Para que la gente joven tenga oportunidades sin tener que emigrar y nuestros mayores no sean castigados con pensiones de miseria y repagos. Para lograr más transparencia y limpieza en las instituciones. Para que los desahucios dejen de formar parte del paisaje cotidiano.

Hay que votar para ayudar a transformar esta realidad donde las personas y su sufrimiento poco interesan a los que marcan las políticas económicas desde el FMI o los poderes comunitarios. En la que el neoliberalismo más brutal pretende arrasar con todos los derechos, convirtiendo a las sociedades en redivivas Espartas en las que hay que eliminar a los más débiles, como ejemplifica bien Christine Lagarde cuando muestra su preocupación por el alargamiento en la esperanza de vida.

Votaré en Canarias, aquí nací y aquí resido. Pero podría hacerlo en cualquier otro lugar del Estado. Tampoco me abstendría ni sería cómplice de que las cosas sigan igual. En cada uno de los lugares hay una muy buena opción o, al menos, una buena. Y, en mi caso, no coincidirían las siglas en los distintos territorios, en los diferentes ayuntamientos o en las comunidades autónomas.

Carmena

Por eso, en Madrid lo haría por la jueza Manuela Carmena (Ahora Madrid) a su ayuntamiento y por Ángel Gabilondo (PSOE), catedrático y ex ministro de Educación, a la Comunidad.

En Asturias cogería la papeleta electoral que encabeza Gaspar Llamazares (Izquierda Unida) y en la Comunidad de Valencia la que lidera Mónica Oltra, de Compromís. En mi querida Donostia, lo reconozco, tras la retirada hace cuatro años de Odón Elorza tengo muchas más dudas.

En la noche del 24M me alegraré si cualquiera de las personas citadas alcanza un notable apoyo ciudadano y tiene posibilidades de presidir, casi con toda seguridad/necesidad con el apoyo de otras formaciones, sus respectivos ayuntamientos y gobiernos autónomos. Y que ese avance local y autonómico prepare el camino para unas elecciones generales que pongan fin a los recortes de los servicios públicos.

Por cierto, salvo Mónica Oltra (45), mis favoritos en las urnas son todos políticos entrados en años (entre 57 y 71), lo que demuestra que no hago mucho caso a las consideraciones de Albert Rivera sobre quienes son los adecuados para liderar los cambios políticos y sociales; postulados que llevaría al absurdo de preferir al pequeño Nicolás frente al ex presidente Mújica, por ejemplo.

¿Y en Canarias? Con las mismas consideraciones globales, las que siempre he defendido en este y en otros espacios –rechazo a los recortes, defensa nítida de lo público, apuesta por el desarrollo sostenible, modificaciones para alcanzar una fiscalidad justa y progresiva…-, votaré por quienes incluyen también las especificidades de esta tierra y el impulso de políticas dirigidas a acabar con su retraso social y económico, sin propuestas populistas elaboradas en algún despacho de la metrópoli.

 

———Puede seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

Deja un comentario