Menú

La Tiradera

Un blog de Enrique Bethencourt

IGTE que te vas, IGTE que te vas…

Para La Gomera, por ejemplo. Y así el presidente Clavijo se blinda con los tres diputados de Casimiro Curbelo -logrados con 5.000 votos, cuando Ciudadanos con 54.000 no accedió a la Cámara canaria– ante eventuales cambios políticos. Cosas de la capitidisminuida democracia archipielágica, donde lo de una persona, un voto, queda luego bien tergiversado y desnaturalizado por el sistema electoral, por la triple paridad y por las desmesuradas barreras electorales.

Apuntaré aquí algunas cosas sobre el desaparecido IGTE (Impuesto General de Tráfico de Empresas), ese impuesto que una febril ocurrencia del presidente canario ha convertido en asunto de polémica mediática y motivo de grave división entre partidos, instituciones y organizaciones de todo tipo.

Algo en lo que había un elevado grado de consenso y de equidad salta por los aires gracias a la acción chiripitifláutica del titular del Ejecutivo. Arráyese un millo.

Estas serían sus características esenciales:

  • Este impuesto indirecto funcionó desde 1964 hasta mediados de los años ochenta. Y desapareció con la llegada del IVA (el IGIC en el caso canario), tras nuestra adhesión a la Comunidad Europea.
  • Al producirse ese cambio, el Estado consideró que en las Islas perdía una parte importante de ingresos provenientes de impuestos indirectos y acordó retener una parte del antiguo IGTE, haciendo que Canarias pagara una parte de la recaudación del IGIC mediante una fórmula revisable.
  • Así, todos los años retenía una parte de las transferencias a Canarias, rebajando por tanto su financiación.
  • En 2009, y tras aprobarse el nuevo modelo de financiación autonómica, el Estado reconoció, de alguna manera, que las Islas quedaban bastante mal paradas en el mismo. Y decidió compensar vía IGTE. Es decir, dejando de retener una parte de lo que se quedaba, condonando unos 100 millones en el ejercicio de 2010 e igual cantidad en el de 2011.
  • Además, acordó con la Comunidad Canaria que, a partir de 2012, dejaría de retener el 50% del montante del impuesto. Algo que no se contó cuando se llegó al acuerdo entre Clavijo y Montoro. Canarias ya disponía del 50% desde hace cuatro ejercicios presupuestarios: 2012, 2013, 2014 y el actual de 2015.
  • Ahora se supone que el Estado cede el otro 50%. Pero de forma extraña (y contraria a lo que hizo Zapatero en su momento) incluye el total, 193 millones de euros, en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) por lo que no podrán formar parte de las cuentas públicas canarias para 2016. De esa cifra, 33 millones corresponden a la liquidación anual que Canarias tiene pactada con el Estado por lo que le adeuda del período 1993-2007.
  • Estas partidas complementan la financiación autonómica, por lo que corresponden a la Comunidad Canaria y debieran abordar sus graves problemas en sanidad, educación o servicios sociales.
  • Sin embargo, desde que el Estado cedió el 50% se han repartido con los cabildos de acuerdo con el sistema de distribución del REF, es decir, 42% Gobierno de Canarias y 58% cabildos y ayuntamientos.
  • Respecto a estos últimos, el reparto se hace según lo establecido en el artículo 5 de la Ley de Haciendas Territoriales de Canarias: 87,5% población, 10,5% insularidad y 2% superficie.
  • Si aplicamos el criterio clavijista (*) se daría una situación como la que expongo a continuación. De disponerse, por ejemplo, de 1.000 millones de euros en los próximos seis años, 500 irían para Tenerife y Gran Canaria, 250 para cada una de estas islas en las que vive el 80% de la población total: y otros 500 para el resto, en las que reside el 20%.
  • Es decir que el reparto per cápita sería de unos 270 euros para los ciudadanos de Gran Canaria y Tenerife. Mientras que en La Gomera, La Palma y El Hierro le correspondería de media a cada habitante más de 2.000 euros. Pero también distribuido de forma muy diferente: en el particular caso de La Gomera, con sus casi 22.000 habitantes, le tocarían más de 3.000 euros per cápita. Pura justicia distributiva, como pueden observar. La introducción de un 10% en función del desempleo dejando el otro 90% a la triple paridad es un pastiche que en modo alguno corrige la barbaridad que se quiere cometer. Su formulación, presuntamente correctora, parece incluso una malintencionada burla.

IGTE que te vas, IGTE que te vas… para La Gomera, por ejemplo.

Canarias, con estas presidenciales decisiones, también se va: directamente a las chacaritas.

—-

(*) Al aplicar la triple paridad, el porcentaje de cada isla sería el siguiente: Gran Canaria (25%), Tenerife (25%), Lanzarote (13,3%), al igual que La Palma, Fuerteventura (11,6%), La Gomera (6,6%) y El Hierro (5%), esta última recibiría per cápita en el ejemplo que pusimos unos 5.000 euros.

—-Puede seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

La susodicha canción, por los Bajip: https://www.youtube.com/watch?v=GKKWVMM5LPw

Comentarios

Explicación muy pedagógica, pormenorizada y clarificadora. Muy bien, Enrique, como siempre. Un abrazo.

Deja un comentario