Menú

La Tiradera

Un blog de Enrique Bethencourt

¿Listas conjuntas al Senado?

Con el actual modelo electoral español, el partido que gana al Congreso lo suele hacer aún más ampliamente en el Senado (1), sobre todo si saca varios puntos de ventaja a su inmediato seguidor. Aún en el caso, como señalan algunas encuestas, de que las izquierdas, PSOE y Podemos-IU, sumaran para formar Gobierno en las elecciones del próximo 26 de junio, la Cámara Alta continuaría estando claramente en manos de los conservadores.

Por eso no es mala idea la propuesta de Podemos de listas conjuntas; aunque seguramente llega muy tarde y no en el ambiente más propicio para que pueda ser realidad. Parece que el PSOE llegó a plantearse algo parecido con fuerzas aliadas de los de Iglesias, como Compromís.

Lo que sucede es que el proceso de los últimos meses ha abierto aún más la desconfianza entre ambas organizaciones y la pugna por conseguir o evitar el sorpasso tampoco ayudará a que se produzca ningún entendimiento; al menos hasta la celebración de los comicios de junio, luego ya veremos.

No dudo de que hay resistencias internas en los diversos partidos y que, además, la derecha organizaría una campaña feroz si se produjera ese, parece que casi imposible, acercamiento.

Pero sería la única manera de que el Senado no se convierta en un frenazo permanente a los avances legislativos y en una muralla infranqueable ante las reformas pendientes.

Existe un precedente histórico al comienzo de la democracia en Cataluña, primero como Entesa y luego como Nueva Entesa. O, más recientemente, con la Entesa Catalana de Progrés.

Canarias

En el caso canario, un entendimiento de ese tipo modificaría sustancialmente el actual reparto electoral en el Senado, donde el PP cuenta con 6 de los 11 senadores elegidos el pasado 20 de diciembre. Uno menos de los que logró en los comicios de 2011, siete.

Los de El Hierro y La Gomera parece que son inamovibles para AHI y ASG. Pero en las islas capitalinas supondría pasar del 4-2 a favor de los conservadores a justo lo contrario. En Lanzarote se aseguraría el diputado que ahora tiene Podemos por muy escasos votos. Y en Fuerteventura, la alianza de izquierdas podría derrotar claramente al PP. Más difícil, pero no imposible, estaría en la isla de La Palma, por el enorme diferencial de los conservadores.

El resultado podría pasar del que se produjo el 20D -PP (6), Podemos (2), PSOE (1), AHI (1) y ASG (1)- al siguiente: PP (3), Alianza Progresista (6), AHI (1) y ASG (1)-.

Con procesos similares en otras comunidades, la Cámara Alta se parecería algo más al Congreso y al país: hoy (como sucedía cuando el PSOE era con diferencia la primera fuerza política) sobre representa a la primera fuerza en votos; justamente la más inmovilista y la que parece tener el menor interés por abordar las muchas y relevantes reformas que precisa España para superar el actual colapso, para comenzar a abordar los graves problemas sociales, democráticos y territoriales.

(1) No ocurrió así en 2008. El PSOE ganó al PP (169 a 154) en el Congreso pero en el Senado los conservadores superaron a los socialistas 101 a 88. En buena medida gracias al arrase del PP en comunidades como Castilla La Mancha y Castilla y León, donde logró conjuntamente 39 actas frente a las 11 del PSOE.


—Puede seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

Deja un comentario