Menú

La Tiradera

Un blog de Enrique Bethencourt

¿Por qué?

¿Por qué va a ganar las elecciones el partido con más casos de corrupción por centímetro cuadrado?

¿Por qué repetirá en el primer lugar del electoral pódium la organización que tanto ha contribuido con sus políticas de austeridad a extender aún más la pobreza y la desigualdad?

¿Por qué crecen tanto en apoyos los que, a la manera grouchiana, tanto cambian sus principios?

¿Por qué se premia ser ayer anticapitalista, hoy transversal y mañana, sin el menor rubor, sin explicación alguna, abrazar la tan denostada socialdemocracia?

¿Por qué consiguió abrirse hueco tan fácilmente una formación que ni es chicha ni limoná, presunta versión amable de la derecha española tan ultramontana y casposa?

¿Por qué se tolera su demagogia simplona, su hipócrita solidaridad internacional, su banalidad crónica?

¿Por qué retrocede el partido que genera más simpatías, el ubicado en el espacio de centro izquierda en que se sitúan una parte muy significativa de los ciudadanos y ciudadanas?

¿Por qué una nomenklatura acomodada pretende ahogar sus raíces socialdemócratas y está empeñada en parecerse cada vez más a los conservadores?

¿Por qué, según reiteran los distintos sondeos, tienen grandes posibilidades de ser primero y segundo los partidos que lideran los dirigentes más rechazados y peor valorados?

¿Por qué se incluyen en los programas propuestas que se sabe que son imposibles de cumplir?

¿Cabe y vale todo para encandilar a los posibles votantes?

¿Por qué, pese a todo lo ocurrido en la legislatura rajoyana y en la fracasada que nació de las elecciones del pasado diciembre, todavía hay un 32% que no sabe a quién va a votar el 26J?

Leo en un titular de un periódico que “la mayoría de los humanos no puede ver las estrellas”. Por los efectos de la contaminación lumínica de este planeta cada vez más averiado.

También en lo político debe suceder algo parecido.

Puede seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

Comentarios

Domingo Díaz Tejera dice:

Ya te encontré… Buscándote en otros, estas en el C. Ahora. Excelente artículo. Nunca perdiste el espíritu crítico. Cuanta razón llevas en tanta interrogación. Un abrazo, virtual y todo.

Fernando Rodríguez Vazquez dice:

Por qué todavía se confunde religión y ética, por qué todavía se cree que la izquierda te quita la cadena de tierra que heredaste de tus abuelos, porque todavía existe el miedo de que “El Dueño” es que dispones del puesto de trabajo, por qué todavía se confunde tener cierto dinero, con ser de clase media, por tener una pequeña tienda, con ser un comerciante, por miedo al pasado. Y lo que es peor, por miedo y falta de educación cultural y cívica.

¡Bufffff! Preguntas como puñales al corazón de la irracionalidad en la que buena parte de la ciudadanía está lamentablemente instalada.
Un intento, me temo que inútil, de volver a la reflexión. Una parte considerable de la sociedad española se ha empeñado en suicidarse para acabar con la corrupción y la desigualdad.
En fin, como decía mi abuela, veremos a ver.
Muy buen artículo, amigo Enrique. Reflexión y profundidad. Marcas de la casa. Un abrazo.

Deja un comentario