Menú

La Tiradera

Un blog de Enrique Bethencourt

Crecen la economía, el turismo… y el paro

Crecimiento turístico récord (6,36 millones de turistas extranjeros en la primera mitad del año). Segunda comunidad con mayor crecimiento económico en el primer semestre del año (1,1%). Y, paradójicamente, más de 11.900 empleos destruidos en la Encuesta de Población Activa (EPA) del segundo trimestre de 2016. Con apenas una semana de diferencia se publicaban en los medios de comunicación tres noticias económicas sobre Canarias que, como pueden comprobar, contrastan vivamente.

Resulta muy difícil de entender que el desempleo aumente pese a que la economía crece y, mes tras mes, se batan todos los récords de llegadas de visitantes.

En efecto, el turismo va que se sale. Ayudado, lo sabemos, por la crisis política y de seguridad que se vive en el Mediterráneo desde las primaveras árabes (especialmente en Egipto y Túnez); y agudizada por los dos golpes de Estado consecutivos en Turquía, el de una parte del Ejército y el más definitivo, triunfante y contundente de Erdogan.

Los 6,36 millones hasta el mes de junio superan ampliamente (en un 12%) los 5,64 de 2015, que también fue un año espectacular en número de visitantes al Archipiélago. En el Estado, solo Cataluña, con 7,66 millones de turistas, superó las cifras canarias, según los datos ofrecidos por la encuesta de Movimientos Turísticos en Frontera (Frontur) que ha publicado hace unos días el Instituto Nacional de Estadística (INE).

La misma fuente confirma que Canarias logró en junio su mejor resultado histórico, con 936.497 visitantes extranjeros. Es decir, casi un 18% más que el pasado año y una subida de 148.618 respecto al espléndido junio de 2015.

En los datos de la Encuesta de Gasto Turístico correspondiente al mes de junio, elaborada por el INE y dada conocer hoy viernes 5 de agosto, Canarias se lleva 997 millones de los 7.871 del Estado español. Es la segunda Comunidad con más gasto por turista (1.064 euros de gasto medio por persona), solo superada por Madrid.

EPA

Curiosamente, la EPA del segundo trimestre tira un jarro de agua fría a tanto éxito turístico y, sobre todo, a sus efectos sobre el empleo y el bienestar de los hombres y mujeres de esta tierra.

En efecto, el número de parados aumentó en el segundo trimestre del año en 15.600 personas. Por el crecimiento de la población activa en 3.700, pero también, y sobre todo, por la destrucción de 11.900 empleos. Nuestra tasa de paro es del 27,3%, siete puntos más que la media española (20%), y se contabilizan más de 300.000 personas desempleadas.

Y, por último, con respecto al crecimiento económico, Canarias encabeza el ranking del primer semestre del año junto a Baleares, ambas con el 1,1%. Y, en relación a la tasa interanual, nuevamente Canarias es la segunda (3,8%), por detrás de Baleares (4,4%).

Demonizar

Recordando estos datos no pretendo demonizar al turismo. Es el sector esencial de nuestra economía y lo seguirá siendo en el futuro. Pero pensar que va a ser el que solucionará definitivamente nuestros muchos problemas es una quimera. Y entender que, junto a la construcción, es lo único que merece la pena apoyar, como hace el Gobierno canario, es una posición tan cortoplacista como suicida.

Por varias razones, entre ellas el hecho de que el sector servicios presenta los trabajos con salarios más bajos, lo que parcialmente explica porque estamos a la cola en sueldos en el conjunto estatal; y, consecuentemente, las más bajas prestaciones sociales y las más bajas pensiones. A lo que se añaden situaciones de auténtica explotación laboral, como las denunciadas por las camareras de piso.

Y, además, estos años de crecimiento exponencial del sector, confirman que el turismo tiene limitaciones para absorber el desempleo existente.

Los que hablan de llegar a 20 millones de turistas extranjeros, frente a los 14 que pueden venir este año a las Islas, debieran pensarlo. Añadir cinco o seis millones de turistas reduce solo muy parcialmente el paro, insiste en el monocultivo y aumenta la dependencia y, asimismo, está supeditado a coyunturas externas que pueden cambiar.

Degradar

Y, además, originará problemas añadidos –consumo de electricidad y agua, generación de residuos, mayores niveles de tráfico…- de difícil solución, generando más contaminación y daño al territorio y al medio natural. Degradando el producto y, por tanto, generando las bases de su progresiva destrucción.

Debemos cualificar la oferta y fidelizar a los clientes, mejorando además en propuestas y actividades complementarias.

Hacer que el turismo tire más de otros sectores, como el primario.

Y diversificar nuestra economía.

Para evitar que, más temprano que tarde, en la próxima crisis o cuando se recuperen algunos de los destinos competidores, tengamos que elegir entre la emigración o alimentarnos de un exclusivo menú de cemento y ladrillos.

 

—–Puede seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

Todo mi ánimo para Luis Eduardo Aute en estos momentos difíciles por sus problemas de salud.

‘De alguna manera’

Comentarios

Minilde dice:

No entiendo como un 30% de españoles están de acuerdo en que seamos cada vez más pobres renunciado a nuestras pensiones y a que nuestros hijos no puedan tener un futuro estable … Desde luego no hay un 30% de españoles que sean más ricos

Deja un comentario