Menú

La Tiradera

Un blog de Enrique Bethencourt

8 de marzo y otras calles

Distintas ciudades españolas comienzan a contar en su callejero con un más que merecido homenaje a la lucha feminista, tantas veces silenciada o incluso denigrada. Al respecto, hace unas semanas se daba a conocer que la calle 8 de Marzo será pronto realidad en Madrid, junto a otras plazas y avenidas dedicadas a mujeres ilustres, entre ellas la activista estadounidense contra la discriminación racial Rosa Parks –célebre por ser encarcelada en el año 1955 tras negarse a ceder el asiento a un blanco en un transporte público en Alabama- , la escritora Ana María Matute, premio Nacional de las Letras en 2007 y premio Cervantes en 2010, o la prestigiosa periodista Concha García Campoy.

Estos nombres, junto a los de Mercedes Gaibrois y Riaño, escritora e historiadora de origen colombiano, primera mujer en ocupar un sillón en la Real Academia de la Historia en el año 1935, o Marie Tharp, cartógrafa y geóloga estadounidense y una de las creadoras del primer mapa científico del suelo oceánico,sustituyen en el callejero de Madrid a nombres de personas vinculadas estrechamente con el régimen franquista.

Una sabia decisión de la corporación municipal que preside Manuela Carmena, aunque la propuesta llevada al pleno es una iniciativa del grupo socialista. Una actuación que colabora en ese largo camino de continuar visibilizando la presencia de las mujeres y que merece, sin duda, ser reconocida. Aunque, por desgracia, la justa medida no logrará, ni de lejos, equilibrar la enorme desproporción que existe en los callejeros –de Madrid y de la totalidad de las ciudades españolas- entre figuras masculinas y femeninas, con más de un 90% de presencia de hombres y una casi insignificante de mujeres.

En el Archipiélago, pese a nuestros muy negativos datos de empleo, educativos, sanitarios o en el desarrollo de los servicios sociales básicos, no siempre vamos por detrás con relación al resto del Estado. De hecho, en el asunto que nos ocupa nos adelantamos en el tiempo a la capital del Reino en municipios como Telde (Gran Canaria), Puerto de la Cruz (Tenerife) o Tazacorte (La Palma), que desde hace algunos años tienen el 8 de Marzo entre las denominaciones de sus calles.

Algunas ciudades españolas, como Sevilla y Cáceres, también cuentan con una calle con esa denominación. Clara Campoamor, la diputada que tan brillantemente defendió en las Cortes el derecho al sufragio femenino, que por primera vez pudo ejercerse en España en 1933, también cuenta con una calle en la capital española. Y en Las Palmas de Gran Canaria. Una ciudad, la capital grancanaria, que desde hace apenas cuatro meses dispone de una avenida en el barrio de Tamaraceite que conmemora el Día Internacional de la Mujer. Fue inaugurada justo en las vísperas del pasado 8 de marzo, cuando se celebró una movilización feminista que desbordó todas las previsiones y llenó de las más justas reivindicaciones de igualdad las ciudades de Canarias y de España.

Histórico

Un verdadero hito histórico, esta celebración del Día de la Mujer 2018, que ha impactado en la sociedad y en las agendas políticas. Y que puso en el debate social asuntos como la violencia de género (“un tercio de las mujeres ha sufrido violencia física o sexual, principalmente de parte de un compañero sentimental”, según señala Naciones Unidas), la persistente brecha salarial entre mujeres y hombres o las numerosas discriminaciones que aún persisten en una sociedad que, sin duda, ha avanzado de manera significativa respecto a la situación de las mujeres en casi todos los ámbitos, pero en la que queda mucho por hacer para superar las lacras del machismo.

En realidad, en el caso de la capital grancanaria el hecho debió producirse treinta y seis años antes, en los primeros meses de 1982. Entonces el concejal Francisco Zumaquero, interviniendo como portavoz de la Unión del Pueblo Canario (UPC), planteó en el pleno del ayuntamiento que se sustituyera el nombre de la calle General Sanjurjo por el de 8 de Marzo, como reconocimiento  a la lucha de las mujeres “por su liberación y derechos”. Distintos avatares políticos de la época impidieron, por la oposición del grupo de Gobierno PSOE-UCD, que nuestra ciudad se convirtiera en vanguardia en ese reconocimiento a la lucha feminista, en ese homenaje a la larga y ardua batalla por la igualdad entre mujeres y hombres.

Afortunadamente, años después se produciría el cambio y nuestra ciudad eliminaría la referencia al general golpista y permanente conspirador contra la IIª República. Sanjurjo fue uno de los cabecillas del golpe del 36 y no llegó a ponerse al frente del mismo por su fallecimiento en una accidente de aviación el 20 de julio de ese año.

Olof Palme

Aunque en vez de 8 de Marzo se optó por Olof Palme, el primer ministro socialista sueco –referencia de la defensa del estado del bienestar, del pacifismo y del desarme, de la lucha contra la dictadura franquista y contra el apartheid sudafricano, y, asimismo, del apoyo a los refugiados- asesinado en más que oscuras circunstancias en el mes de febrero de 1986.

Antes, con el gobierno que presidía el socialista y nacionalista Manuel Bermejo, en Las Palmas de Gran Canaria se había sustituido la calle General Franco por Primero de Mayo y la Primo de Rivera por Franchy y Roca. Un fenómeno que no se produjo en Santa Cruz de Tenerife, donde la UCD primero y ATI-CC después, se resistieron numantinamente a eliminar las denominaciones franquistas.

Resulta curioso que este año, en el que celebramos el cuarenta aniversario de la aprobación de la Constitución todavía permanezcan en numerosas ciudades vestigios de la ignominiosa dictadura franquista. ¿Se imaginan pasear por Berlín y ver la calle Adolf Hitler, la avenida Joseph Goebbels, el parque Heinrich Himmler o la plaza de las SS? E incluso, el hecho impresentable de la pervivencia de la Fundación Francisco Franco, financiada en varios ejercicios con fondos públicos. Y del propio mausoleo en que se encuentran los restos del sanguinario dictador. Parece que, por fin, este Gobierno quiere acabar con esa anomalía democrática, con ese desprecio a la libertad y los derechos humanos, que supone mantener homenajes al fascismo y a sus figuras más significativas. Ya era hora. Aunque a los dos derechas estatalistas, PP y Ciudadanos, les parezca inoportuno y olviden, interesadamente, que Franco se alzó contra un Gobierno legítimo y es el responsable máximo de una guerra y de una cruenta dictadura. Su (o)posición les retrata.


(*) Publicado en el periódico CANARIAS7 en su edición del domingo 26 de agosto.

Deja un comentario