Menú

La Tiradera

Un blog de Enrique Bethencourt

Las urnas eran de UCD

Cuarenta años de las elecciones generales del 1 de marzo de 1979

 

LAS URNAS EN CANARIAS ERAN PARA UCD

 

  • En 1979 el partido de Adolfo Suárez obtuvo en las Islas nueve de los trece diputados en liza y diez de las once plazas al Senado
  • Los centristas lograron el 58,36% de los sufragios en Canarias, frente al 34,84% de media estatal
  • La gran novedad fue la obtención de un escaño por Fernando Sagaseta (UPC)
  • María Dolores Pelayo, entonces en UCD, fue la única mujer electa en el Archipiélago
  • En once municipios de las Islas la UCD superó el 80% de papeletas. El record se produjo en La Oliva (87,86%)

Tras la mayoritaria aprobación de la Constitución Española en el referéndum celebrado el 6 de diciembre de 1978, el presidente Adolfo Suarez disuelve las Cortes el 29 de diciembre y convoca elecciones generales para el 1 de marzo de 1979. Unos comicios que refrendarían la dirección de UCD en el Gobierno de España y que abrirían una legislatura, la primera, de enorme complejidad. Un período en el que se aprobarían distintos estatutos de autonomía -entre ellos los del País Vasco, Cataluña, Andalucía y Canarias-, la entrada de España en la OTAN o la Ley del Divorcio. Y que vería como a finales de enero del año 1981 dimitía el presidente Suarez. Antesala de lo que sucedería pocas semanas después: en la sesión de investidura de su sucesor, Leopoldo Calvo-Sotelo, tendría lugar la intentona golpista del 23F. La democracia no estaba, ni mucho menos, consolidada.

 

Enrique Bethencourt

 

Aquellas elecciones del mes de marzo de 1979 tenían algunas características que las distinguían de las celebradas en junio de 1977, las primeras tras la larga dictadura. La Constitución ya estaba aprobada. Todos los partidos políticos se encontraban legalizados, cuando en los anteriores comicios varios tuvieron que concurrir a los comicios bajo la fórmula de agrupación de electores. La izquierda pensaba, seguramente con muchas dosis de ingenuidad, que ya estaba en condiciones de derrotar a los centristas de Adolfo Suárez, pero este con mayoría simple revalidó su liderazgo y aplazó la llegada de Felipe González a La Moncloa. El país seguía sumido en una grave crisis económica y el terrorismo y el golpismo ponían permanentemente en riesgo a la frágil democracia.

 

En Las Palmas concurrieron a aquellos comicios trece planchas electorales: Organización Revolucionaria de Trabajadores (ORT), Partido Carlista de Canarias, Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Unión de Centro Democrático (UCD), Partido Izquierda Republicana, Partido Comunista de España, con Mauricio al frente, Partido del País Canario, Unión del Pueblo Canario (UPC), Partido de los Trabajadores de las Islas Canarias (PTIC), Unión Nacional, Coalición Democrática -encabezando la lista José Vicente León Fernández, que luego sería alcalde de Las Palmas de Gran Canaria con el CDS- y la Liga Comunista Revolucionaria (LCR). Los periodistas también tenían su propia plancha electoral: Unión para la Libertad de Expresión (ULE), liderados por María Ángeles Horna. En Santa Cruz de Tenerife fueron diez, tres menos. Con relación a las islas orientales, no estaban Izquierda Republicana, el Partido del País Canario ni la Unión para la Libertad de Expresión. Curiosamente, los dos lideres de la LCR en las circunscripciones canarias, Blas Padilla y Domingo Méndez, hoy son destacados integrantes del movimiento en defensa de unas pensiones dignas.

 

En el conjunto de España, la Unión de Centro Democrático (UCD) logró 168 escaños, aunque a lo largo de la legislatura varias decenas de ellos terminarían en el Grupo Mixto, fruto de la descomposición del partido que timoneó la transición. El Partido Socialista Obrero Español (PSOE) se quedó en 121, el Partido Comunista de España (PCE) en 23 y la Coalición Democrática de Manuel Fraga en nueve.

 

Los resultados modificaron muy levemente lo que había sucedido en las elecciones celebradas el 15 de junio del año 1977 (UCD, 165; PSOE, 118; PCE, 20; AP 16; PSP, 6). El PSP de Enrique Tierno se había integrado en el PSOE, pero sus votos y escaños da la impresión de que se repartieron entre PSOE y PCE. La ciudadanía siguió apoyando al partido y al líder que dirigió el proceso de transición del franquismo a la democracia. El miedo a un cambio más profundo estaba muy presente.

 

Adolfo Suárez consiguió la investidura con 183 votos favorables, los 168 de su partido y los correspondientes al apoyo que recibió de CD, PSA-PA, PAR y UPN. La izquierda y los nacionalistas vascos, catalanes y el diputado nacionalista canario votaron en contra. También lo hizo el único diputado de extrema derecha, Blas Piñar, dirigente de Fuerza Nueva elegido en la plancha por Madrid de Unión Nacional.

 

24 puntos más en Canarias

En Canarias, la UCD logró un resultado mucho mejor que en el Estado: el 58,36% de los sufragios, frente al 34,84% de media estatal, es decir, 24 puntos porcentuales de diferencia. Mientras que el PSOE se quedó en un 17,82% (trece puntos menos que la media española) y el PCE el 3,7%, siete puntos por debajo que en el conjunto del Estado. Es cierto que el nacionalismo de izquierdas quitó en las islas espacio a las fuerzas progresistas estatales. La UPC consiguió el 11,04% de las papeletas en Canarias en aquella histórica jornada.

 

Por provincias, la plancha de la UCD por Las Palmas, que encabezaba Lorenzo Olarte Cullen, consigue un 59,71%, frente al 14,46% del PSOE y el 13,31% de la UPC. En Santa Cruz de Tenerife, los centristas liderados por José Miguel Galván Bello alcanzan el 56,78%, los socialistas el 21,75% (siete puntos más que en las orientales) y los autodeterministas un 8,38%.

 

El dominio de la UCD era aplastante en todas las islas y en la práctica totalidad de los municipios. Con porcentajes que superaban el 85% de los votos en varios de ellos: Fuencaliente (86,47%), El Paso (86,77%), Vilaflor (87,22%) El Tanque (87,74%) y La Oliva (87,86%). Aunque con un pequeño retroceso con relación al resultado experimentado en las elecciones del año 1977, donde llegó al 93,44% en Vilaflor, al 92,44% en Artenara, al 90,77% en Tejeda y al 89,49% en Mogán. Monopartidismo puro y duro.

Al margen de su indiscutible victoria, su hegemonía fue menos clara en 1979 en las capitales insulares y en los municipios más poblados, con los resultados más bajos en San Sebastián de la Gomera (41,03%) y Santa Cruz de Tenerife (42,91%). La UCD solo perdió en un municipio en aquellos comicios, Arico, donde el PSOE consiguió el 43,22% frente al 42,83% de los centristas.

 

Los mejores datos para el PSOE, además de en Arico, fueron en Agulo (40,46%), Los Silos (39,35%) y Puerto de la Cruz (38,37%). La UPC tuvo los mayores apoyos en la capital grancanaria (20%), Pájara (17,72%), Santa Cruz de Tenerife (15,02%) y La Laguna (12,67%). El PCE los consigue en su histórico feudo de Tazacorte (31,68%). Y el partido de Fraga, en Santa Cruz de Tenerife (7,84%).

 

En el Congreso, las urnas dieron a la UCD cuatro de las seis actas por Las Palmas. Las otras dos irían a parar una al PSOE y la última a la UPC. En Santa Cruz de Tenerife lograrían cinco los centristas por dos del PSOE. Por tanto, en el conjunto de Canarias nueve para los centristas, tres para los socialistas y uno para los nacionalistas de izquierdas.

 

De las formaciones que concurrieron en las Islas, cinco se colocaron por debajo del 1% de los apoyos ciudadanos en las urnas: ORT (2.961 votos; 0,55%), PTIC (2.959; 0,55%), LCR (1.867; 0,35%), Partido Carlista (1.019; 0,19%) y ULE (736; 0,14%).

 

Senado

Con relación al Senado, la UCD se llevaría todos los senadores de los siete territorios, a excepción de uno, en Tenerife, que lograría el socialista Alberto de Armas. En la isla de Fuerteventura, el hasta entonces senador de Asamblea Majorera, Miguel Cabrera Cabrera, perdería su acta frente a Miguel Sánchez Velázquez por un ajustado resultado: 4.468 votos para el candidato de UCD y 4.458, solo diez votos de diferencia, para el asambleario. La presentación de candidato por parte del PSOE (que no había concurrido en el 77) fue determinante, aunque este, Manuel Hernández Hierro, solo logró 341 votos.

 

La gran novedad es la obtención de un escaño por el nacionalismo autodeterminista que representaba la Unión del Pueblo Canario (UPC), con Fernando Sagaseta al frente.

 

De los candidatos y electos de entonces, han pasado cuarenta años, muchos han fallecido: José Miguel Galván Bello, Gregorio Toledo Rodríguez, Fernando Sagaseta Cabrera, Vicente Álvarez Pedreira, Zenón Mascareño Alemán, Acenk Galván González, Rafael Stinga González, Federico Padrón Padrón o Alberto de Armas García. En activo en la vida política se mantiene José Miguel Bravo, entonces en UCD, luego en el PP y ahora en alianza de su formación -Unidos por Gran Canaria- con Coalición Canaria.

 

La legislatura sería muy apasionante. En ella se aprueba la ley del Divorcio, en la que juega un destacado papel la diputada tinerfeña María Dolores Pelayo Duque. Y en la que Sagaseta presenta una propuesta alternativa avalada por el movimiento feminista en el conjunto del Estado.

 

Felipe González presenta una moción de censura al presidente Adolfo Suárez en la primavera de 1980. Se vota el 30 de mayo, que todavía no era el Día de Canarias. No salió adelante. El Gobierno centrista solo contó con los votos de sus 166 diputados. Otros 152 se mostraron a favor de la moción (socialistas, comunistas, andalucistas y tres diputados del Grupo Mixto). Mientras que 21, entre ellos los nacionalistas catalanes y CD, se abstuvieron, mientras que los nacionalistas vascos formaron parte de las once ausencias que se dieron en el hemiciclo en aquella primera moción de censura de la democracia. Aunque la moción no triunfó, González vio muy fortalecida su imagen como alternativa ante un cada vez más desgastado Suárez.

 

Además, en esta legislatura se aprueba la entrada de España en la OTAN. Sagaseta es uno de los diputados que muestra mayor oposición a esa decisión. Su intervención en ese pleno, en octubre de 1981, la cierra considerando una “locura” la decisión que iba a adoptar, con toda probabilidad, el Congreso: firmar el Tratado de adhesión a la OTAN, “pero va a ser un papel mojado, porque, evidentemente, para que tenga eficacia tiene que ser asumido por los pueblos, y hoy los pueblos del Estado español ya sabemos demasiado, y han sufrido demasiado y ya son muy conscientes del paso enormemente equivocado, enormemente trágico que quiere dar este Parlamento”.

 

Estatutos

También se aprueban distintos estatutos de autonomía. Primero los de Cataluña y País Vasco. Más tarde el de Andalucía. El de Canarias tendría que espera casi hasta el final de legislatura. La falta de determinación de las derechas canarias, de Olarte, Bravo y Galván Bello, absolutamente hegemónicas en el Archipiélago, obliga a ir por la vía del artículo 143, con menor alcance competencial y, sobre todo, sin que el pueblo canario pueda ratificar el texto estatutario en referéndum. Lo achacan al miedo a los independentistas y a la posibilidad de que un resultado con una participación por debajo del 50% fuera aprovechado políticamente por estos, pero resulta democráticamente impresentable. Y, también, magnifica el papel y la fuerza que entonces tenían los favorables a la independencia de Canarias.

 

La legislatura tendría, posteriormente, episodios que pusieron en grave riesgo a la joven democracia española. El 29 de enero de 1981 dimite, por presiones militares y civiles, el presidente Suárez. Cuatro semanas después, en el pleno de investidura de su sucesor, Leopoldo Calvo-Sotelo, se produce el intento de Golpe de Estado del 23 F, que desarrolla una de las muchas tramas golpistas que estaban en marcha en aquellos momentos.

 

Calvo-Sotelo es finalmente elegido y dirigiría los destinos del país apenas año y medio: en agosto de 1982 el presidente del Ejecutivo disuelve las Cortes y convoca elecciones para el 28 de octubre de ese año. Unos comicios que siguen siendo los de más nivel de participación (79,97%) de estas cuatro décadas de democracia. En los que el PSOE lograría una amplia mayoría absoluta que llevaría a su candidato, Felipe González, a La Moncloa.

 

ELECCIONES GENERALES DE MARZO DE 1979

RESULTADOS AL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS EN ESPAÑA

 

PARTIDOS VOTOS PORCENTAJE ESCAÑOS
UCD 6.268.593 34,84 168
PSOE 5.469.813 30,4 121
PCE 1.938.487 10,77 23
CD 1.060.330 5,89 9
CIU 483.353 2,69 8
UN 378.964 2,11 1
PSA-PA 325.842 1,81 5
PNV 296.597 1,65 7
HB 172.110 0,96 3
ERC 123.452 0,69 1
EE 85.677 0,48 1
UPC 58.953 0,33 1
PAR 38.042 0,21 1
UPN 28.248 0,16 1

 

 

ELECCIONES GENERALES 1979

RESULTADOS AL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS EN CANARIAS

 (principales partidos)

 

PARTIDOS VOTOS PORCENTAJE ESCAÑOS
UCD 311.750 58,36 9
PSOE 95.220 17,82 3
UPC 58.953 11,04 1
CD 19.811 3,71 0
PCE 19.805 3,71 0

 

 

 

 

UPC, LA GRAN SORPRESA

 

Aunque PCU había obtenido un buen resultado en las elecciones generales de junio de 1977, la coalición que lideraba Carlos Suárez, el látigo negro, se había quedado muy lejos de la obtención de un escaño. Pero la lista de la UPC, que amplió sus apoyos partidarios y sociales en relación con PCU, consiguió con comodidad el acta en el Congreso por Las Palmas. Un escaño que representaría un diputado muy activo y polémico, Fernando Sagaseta, auténtico azote de la UCD en temas como la OTAN y la militarización de Canarias, las políticas sociales o el propio Estatuto de Autonomía de Canarias. En las islas occidentales la plancha upecera que encabezaba el sabandeño Elfidio Alonso no consiguió representación.

 

El líder del PSOE en Canarias, Jerónimo Saavedra, declaró entonces a los medios de comunicación del Archipiélago que “el gran ganador” de la jornada electoral había sido la Unión del Pueblo Canario. “Que haya un diputado más de izquierda es muy positivo; yo, como socialista, me alegro. Lo que ocurre es que es una izquierda con características propias, que piensa en la salida independentista”.

 

MUJERES, ASIGNATURA PENDIENTE

 

De los 24 electos en Canarias, entre el Congreso de Diputados y el Senado, solo hay una mujer, la abogada María Dolores Pelayo Duque -vinculada al Partido Social Demócrata de Francisco Fernández Ordoñez-, número 2 en la plancha de UCD al Congreso por Santa Cruz de Tenerife, que ya había sido senadora por la isla de Tenerife en la legislatura constituyente. Y que jugaría un papel muy importante en debates como el de la ley del divorcio o en las modificaciones del Código Civil en derecho de familia. El último tramo de la legislatura lo pasa en las filas del Grupo Mixto y en 1982 ya concurriría en las listas del PSOE, en las que sería diputada en la II, III, IV y V legislatura.  Además, entre 1987 y 1991, sería concejala socialista en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife.

 

En las planchas de los diferentes partidos con posibilidades de escaño en las Islas las mujeres ocuparon en esos comicios de hace cuarenta años puestos entre el 5 y el 7, de prácticamente imposible salida. El caso más extremo es el de UPC en Las Palmas, con una única mujer en la lista, Isabel Sánchez Martín, en el número 9, es decir, la tercera suplente.

 

En el conjunto del Estado tampoco es significativa la presencia de las mujeres que representan solo 19 de los 350 escaños del Congreso, es decir, apenas un 5,4%. En eso, afortunadamente, hemos cambiado mucho: la actual Cámara cuenta con un 39,42% de mujeres. Y, con respecto a Canarias, en las últimas elecciones, las celebradas en 2016, fueron mayoría las mujeres electas al Congreso (ocho de quince) y casi la mitad de las plazas al Senado, cinco de once.

 

La UCD perdió en País Vasco, Andalucía, Cataluña, Madrid, Comunidad de Valencia, Murcia y Asturias

 

MAYORÍA CENTRISTA EN DIEZ COMUNIDADES

 

El triunfo de la formación centrista en los comicios que se celebraron el 1 de marzo de 1979 se produjo en diez de las diecisiete actuales comunidades autónomas, que entonces solo eran un futurible, un proyecto a desarrollar sobre la base de lo recogido en el título VIIIº de la recién aprobada Constitución, el que hace referencia a la organización territorial del Estado.

 

La victoria más contundente de los centristas se produjo en Canarias y no solo por ser el lugar con el récord de porcentaje de votos obtenidos al Congreso de los Diputados por el partido de Suárez (58,36%, muy por delante de Castilla y León, con un 50,98%, o Baleares, con el 48,92%). También, por la distancia con relación a los socialistas, de 40 puntos porcentuales en Canarias frente a los 31 de Galicia o los 25 de Castilla y León. Los dos grandes partidos, UCD (34,84%) y PSOE (30,4%), sumaron entonces en el conjunto de España el 65% de las papeletas.

 

La UCD sufrió una derrota en las urnas en Andalucía, Cataluña, Madrid, Comunidad de Valencia, País Vasco, Asturias y Murcia. El resultado fue muy estrecho en Madrid, donde el PSOE de Felipe González (33,34%) superó ligeramente a la candidatura que encabezaba Adolfo Suárez (33,14%). Igual sucedió en Valencia, donde los socialistas aventajaron en un punto a los centristas, y en Murcia, en este caso por menos de un punto (0,8). En Asturias la diferencia a favor del PSOE se elevó hasta los 4 puntos (37,28% frente a 33,02%). En Andalucía, los socialistas ganaron por algo menos de dos.

 

PNV

 

En el caso de Euskadi, el claro vencedor fue el Partido Nacionalista Vasco (PNV), con el 27,57% de las papeletas, por delante del PSOE (19,05%), UCD (16,68%) y Herri Batasuna (14,49%). En Cataluña, los socialistas ganaron de manera rotunda, rozando el 30% de apoyos en las urnas, situándose a continuación UCD (19,35%), PSUC-PCE (17,38%) y CiU (16,38%).

 

El PSOE obtuvo sus mayores porcentajes en Murcia (39,15%), Extremadura (37,57%), Comunidad de Valencia (37,31%) y Asturias (37,28%); y los resultados más débiles, por debajo del 18%, en Galicia y en Canarias. El PCE consiguió sus mayores apoyos en las futuras comunidades en Cataluña (17,38%), Asturias (13,72%), Madrid (13,46%) y Andalucía (13,33%). Por último, la CD de Fraga, los logró, como no, en Galicia (14,19%), por delante de La Rioja (13,87%) y Andalucía (11,07%).

 

 

PRIMER ESTATUTO CANARIO

 

Nuestro primer Estatuto de Autonomía se debate en el Congreso de los Diputados en junio de 1982, siendo apoyado por 274 votos a favor, produciéndose un voto en contra y 14 abstenciones. Posteriormente, seguiría su tramitación en el Senado. El Estatuto quedaría aprobado definitivamente el 10 de agosto de 1982, publicándose su texto en el BOE el 16 de agosto. El primer Parlamento de Canarias se constituiría el 30 de mayo de 1983.

Fernando Sagaseta intervino en la tribuna del Congreso en aquel Pleno de junio de 1982 indicando que, al no reconocerse constitucionalmente el derecho a la autodeterminación, “UPC no ha querido participar en algo que no va a resolver los problemas cruciales, las necesidades reales, que hoy día el pueblo canario tiene”. Sagaseta se abstuvo.

Por su parte, el socialista Jerónimo Saavedra se felicita por la aprobación del Estatuto y señala la relevancia de “la puesta en marcha del concepto de región por encima del de isla. Por vez primera, entramos en una concepción que no es la de la provincia del siglo XIX”, asegurando que se trata “de un Parlamento que representa a todos los canarios, y de un Gobierno que va a defender los intereses de todos los canarios”.

El tinerfeño Juan Julio Fernández, diputado del Grupo Centrista, señaló que era un Estatuto de máximo nivel “para unas islas – para un archipiélago- que subsisten en su doble insularidad: la de ser siete islas y la de formar un archipiélago a 1.000 kilómetros de la tierra peninsular más cercana”, asegurando que las islas para navegar “necesitan de plena autonomía y del autogobierno propio de los buenos navegantes que saben muy bien hacia dónde orientan su singladura”.

 

DIPUTADOS ELECTOS 1979

 

LAS PALMAS (6 ESCAÑOS)

 

LORENZO OLARTE CULLÉN (UCD)

JOSÉ MIGUEL BRAVO DE LAGUNA (UCD)

FERNANDO BERGASA PERDOMO (UCD)

ANTONIO MÁRQUEZ FERNÁNDEZ (UCD)

JERÓNIMO SAAVEDRA ACEVEDO (PSOE)

FERNANDO SAGASETA CABRERA (UPC)

 

SC DE TENERIFE (7 ESCAÑOS)

 

JOSÉ MIGUEL GALVÁN BELLO (UCD)

MARÍA DOLORES PELAYO DUQUE (UCD)

ANTONIO JUAN ALFONSO QUIRÓS (UCD)

JUAN JULIO FERNÁNDEZ RODRÍGUEZ (UCD)

ZENÓN MASCAREÑO ALEMÁN (UCD)

LUIS FAJARDO SPÍNOLA (PSOE)

NÉSTOR PADRÓN DELGADO (PSOE)

 

 

SENADORES ELECTOS 1979

 

EL HIERRO FEDERICO PADRÓN PADRÓN UCD
LA PALMA ACENK GALVÁN GONZÁLEZ UCD
LA GOMERA CARLOS BENCOMO MENDOZA UCD
TENERIFE VICENTE ÁLVAREZ PEDREIRA

ALFONSO SORIANO BENÍTEZ DE LUGO

ALBERTO DE ARMAS GARCÍA

UCD

UCD

PSOE

GRAN CANARIA GREGORIO TOLEDO RODRÍGUEZ

RAFAEL MARTÍN HERNÁNDEZ

JUAN QUESADA LÓPEZ

UCD

UCD

UCD

FUERTEVENTURA MIGUEL SÁNCHEZ VELÁZQUEZ UCD
LANZAROTE RAFAEL STINGA GONZÁLEZ UCD

 

 

RESULTADOS GENERALES 79 EN CAPITALES DE LAS ISLAS (PORCENTAJE)

 

UCD PSOE UPC PCE CD
VALVERDE 71,21 8 1,15 8,12 6,06
SC DE LA PALMA 54,11 20,91 1,37 14,93 3,82
SS DE LA GOMERA 41,03 33,23 3,41 17,9 2,51
SC DE TENERIFE 42,91 24,86 15,02 5,3 7,84
LAS PALMAS DE GC 50,64 14,83 20 3,4 3,97
PTO DEL ROSARIO 63,6 11,02 6,68 3,79 5,81
ARRECIFE 56,06 24,61 8,89 4,7 1,35

 

 

MUNICIPIOS EN LOS QUE UCD SUPERÓ EL 80% DE VOTOS

 

LA OLIVA 87,86%
EL TANQUE 87,74%
VILAFLOR 87,22%
EL PASO 86,77%
FUENCALIENTE 86,47%
ARTENARA 84,44%
YAIZA 83,33%
TIJARAFE 82,38%
TEJEDA 82,27%
MOGÁN 81,83%
LA VICTORIA 80,37%

 

(Publicado por Canarias7 en su edición del domingo 3 de marzo)

Fuentes de todos los cuadros y gráficos: Ministerio del Interior y Congreso de los Diputados. Elaboración propia.

 

 

 

Deja un comentario